Granada mil y una
Elecciones Municipales - Adelante

La confluencia propone "revivir" la Azucarera de San Isidro para la ciudad como espacio cultural, artístico, histórico y agroecológico

Política - IndeGranada - Martes, 23 de Abril de 2019
La candidatura a la Alcaldía de Granada que encabeza Antonio Cambril quiere que este singular espacio declarado BIC y hoy "abandonado" se convierta en "el cuarto polo de desarrollo" de la ciudad, tras la Alhambra, la UGR y el casco histórico.
Recreación del proyecto propuesto para la Azucarera de San Isidro.
Adelante
Recreación del proyecto propuesto para la Azucarera de San Isidro.

La confluencia plantea dedicar los casi 100.000 metros cuadrados del recinto de la Azucarera de San Isidro a fines culturales, agrarios y de ocio alternativo, inspirándose en grandes proyectos españoles y europeos de reutilización del patrimonio industrial. 

La Azucarera de San Isidro es "un emblemático complejo industrial con un inmenso valor cultural e histórico", por lo que actualmente está catalogado como BIC. "Sin embargo, hoy se encuentra en estado de abandono, siendo así desaprovechado el gran impulso cultural y educativo que podría suponer para la ciudad", según expone la candidatura a la Alcaldía de Granada que lidera Antonio Cambril.

Podemos IU Adelante plantea la rehabilitación de este paisaje singular al que se vinculan los elementos de un pasado asociado a la revolución agroindustrial de finales del siglo diecinueve y primeros del veinte. Dentro de sus posibles usos, la confluencia propone una oferta amplia para atraer a todos los públicos que tendría como objetivo: 

  • Habilitar espacios para distribución de productos de la Vega de Granada, creando ecomercados y restaurantes con dichos productos de kilómetro cero y cercanía. Crear el semillero de Granada para la impulsar la recuperación de especies autóctonas de la provincia.
  • Crear zonas destinadas a la creatividad, talleres de cerámica, artesanía y otros oficios. Ofertar locales a aquellas empresas dedicadas a la cultura y al arte, habilitando casas taller, salas de teatro, estudios de música y espacios para exposiciones, conciertos y actividades juveniles. 
  • Fundar un centro de interpretación dedicado a la memoria histórica de la Azucarera, centrado en un recorrido explicativo por la parte exterior de la misma. 
  • Fomentar espacios para la Universidad mediante un equipamiento de uso docente vinculado a talleres de bellas artes, de arquitectura y de la escuela de artes y oficios. La idea consistiría en establecer un centro en una de las alas del complejo inspirado la Bauhaus, la afamada escuela alemana de diseño, arquitectura, artesanía y arte del primer tercio del siglo veinte.  
  • Habilitar espacios para nuevas viviendas, asegurando que estas no afectasen a la espectacularidad del lugar. 

Este tipo de actuaciones sobre paisajes industriales se han llevado a cabo en ciudades españolas, destacando el ejemplo de Matadero Madrid, convertido en un centro de creación contemporánea, o el edificio de Tabakalera en San Sebastián, que actualmente es un centro internacional de cultura, según explica la candidatura. Asimismo, existen ejemplos en el resto de Europa, como el de Landschaftspark en Duisburg, un proyecto de rehabilitación de una antigua central industrial convertido en un novedoso parque abierto a sus ciudadanos. 



Antonio Cambril.

Cuarto polo de desarrollo con la colaboración pública-privada

"Desde Podemos Izquierda Unida Adelante proponemos convertir la Azucarera de San Isidro en el cuarto polo de desarrollo de la ciudad de Granada, después de la Alhambra, la Universidad y el casco histórico". Para ello, es necesario que la titularidad de la misma pase a ser de propiedad municipal mediante un convenio urbanístico con los propietarios, explica la candidatura. De esta forma, la ciudadanía podría debatir sobre el desarrollo de este espacio industrial a través del planeamiento actual y del Plan Especial futuro a desarrollar. "Planteamos un proyecto de colaboración pública-privada, en el que la rehabilitación de los edificios se realice por fases y de forma equilibrada. Para la confluencia, el objetivo es convertir la azucarera en un enclave cultural de Granada, que impulse a la ciudad a conseguir la capitalidad cultural de 2031, así como en un lugar de trabajo y concienciación de la lucha contra el cambio climático, ofreciendo un espacio verde, ecológico y de ocio alternativo para la ciudadanía". 

Desde la candidatura que encabeza Cambril exigen al Ayuntamiento que "actúe", al ser un Bien de Interés Cultural que se encuentra "en grave situación de deterioro" y donde el propietario "no está cumpliendo con sus obligaciones de conservación". "El Consistorio tiene competencia para sancionar por el incumplimiento de estas medidas, por lo que entendemos que la capacidad de acción del mismo va más allá de una carta a la Consejería de Cultura. La actuación es urgente, ya que se trata del poco patrimonio industrial con el que cuenta la ciudad. Hablamos no solo de una pérdida material, sino también de parte de la memoria colectiva de Granada", advierte.  

Respecto a la financiación del proyecto, la confluencia plantea tres posibles vías complementarias. La primera está directamente relacionada con el Instituto de Patrimonio Cultural de España, y pasaría por incluir la Azucarera de San Isidro dentro del Plan Nacional de Recuperación Industrial (PNRI), cuyas condiciones son que el espacio esté catalogado como BIC, que sea un paisaje industrial, y que la propiedad del mismo sea pública. Asimismo, otra de las vías de financiación sería a través de programas europeos dedicados a la recuperación industrial y al desarrollo de la economía local. Por último, el Ministerio de Fomento cuenta con una parte de sus inversiones (1’5%) para la recuperación del patrimonio cultural a la que también sería posible acceder. 

"Desde la confluencia consideramos que este ambicioso proyecto debería contar con el apoyo de toda la ciudadanía, siendo un proceso abierto a las demás fuerzas políticas, sociales y a la Universidad. Se trata de, entre todos, facilitar una nueva vida a la Azucarera, un espacio olvidado que en su día supuso la transformación urbana de la ciudad y que tuvo relación directa con la financiación de la construcción de la Gran Vía. Actualmente continúa guardando un gran valor histórico y cultural que Granada no puede perder".