Disfruta de la Feria del Corpus 2019
Analizamos todas las posibilidades para formar gobierno en el Ayuntamiento de la capital

Pactos por la alcaldía de Granada: la cuadratura del círculo es posible

Política - Juan I. Pérez - Domingo, 9 de Junio de 2019
En la semana decisiva para sellar pactos que permitan la gobernabilidad del Ayuntamiento de Granada, te ofrecemos un análisis pormenorizado de todas las posibilidades de pactos, que dependerán de lo que ordenen las organizaciones nacionales de los partidos, mientras que en la capital, tratarán luego de cuadrar un círculo, en el que influyen desde relaciones personales a programas, solo coincidentes, en la superficie. En todo caso, la única certeza es que Ciudadanos acciona la manija.
¿Quién saldrá de esta puerta como alcalde el próximo sábado, 15 de junio?
P.V.M.
¿Quién saldrá de esta puerta como alcalde el próximo sábado, 15 de junio?

Desde un gobierno de las derechas a que los socialistas mantengan la alcaldía en minoría, con la amenaza permanente de una moción de censura. Nada está decidido. Ni tan siquiera que los candidatos a las alcaldías de los partidos mayoritarios, PSOE y PP, se la disputen, apoyados o no, por los otros grupos que conformarán la próxima corporación municipal de Granada, cuando se constituya el sábado, 15 de junio.

La única certeza es que Luis Salvador, al frente de Ciudadanos, tiene la llave para dar o quitar el gobierno de la capital, como hace cuatro años. Y que tanto Ciudadanos, como Vox quieren estar ya en el gobierno, aunque dado que esto último depende de declaraciones, es una aspiración legítima, que ya se verá esta semana

La única certeza es que Luis Salvador, al frente de Ciudadanos, tiene la llave para dar o quitar el gobierno de la capital, como hace cuatro años. Y que tanto Ciudadanos, como Vox quieren estar ya en el gobierno, aunque dado que esto último depende de declaraciones, es una aspiración legítima, que ya se verá esta semana.

Olvídese también, a estas alturas, de que lo principal son los programas, porque pueden llegar con teatro, pero con facilidad, a consensuar decenas de actuaciones que beneficien a Granada.

Y si bien serán las organizaciones nacionales las que decidan la alcaldía, sobre Luis Salvador recae la responsabilidad de definir el gobierno de Granada, en un amplio abanico de posibilidades.

Así es la aritmética surgida de las urnas el pasado 26 de mayo. Sus cuatro concejales -los mismos que hace cuatro años- son la llave para formar un bloque de derechas, con los siete del PP y los tres de Vox. O para dejar al PSOE gobernar, con ellos, o en minoría.

Como hace cuatro años, o cuando se negoció el cambio de gobierno tras el caso Nazarí, periodo al que corresponde esta imagen, Ciudadanos tiene el poder municipal de la capital. M.R.

¿Soportará Luis Salvador pasar a la posteridad como el político que abrió paso por primera vez a la ultraderecha en el Ayuntamiento de Granada, en el caso de un gobierno tripartito?

En este complejo escenario no hay que obviar las dificultades, que Granada ya vivió, de un gobierno tripartito, que el PP ya se encargó de dinamitar desde el primer día cuando el socialista José Moratalla fue alcalde (entre 1999 y 2003), con IU y el malogrado andalucista Jesús Valenzuela. ¿Soportará Luis Salvador pasar a la posteridad como el político que abrió paso por primera vez a la ultraderecha en el Ayuntamiento de Granada, en el caso de un gobierno tripartito? Y si quiere atemperarlo, ¿cómo convencer a Vox, que legítimamente quiere estar en el gobierno municipal, de un pacto a la andaluza, para no quedar retratado para siempre?

De Luis Salvador, le guste o no, también dependerá acabar con la carrera política de Sebastián Pérez, después de que el presidente del PP lograra conseguir en las municipales lo peores resultados de la historia del partido conservador en la capital granadina

Ni tampoco desmerecer las pésimas relaciones personales entre Sebastián Pérez y Onofre Miralles, el líder de Vox. Ni las de Luis Salvador con su expartido, el PSOE, que abandonó tras su fallido intento de aspirar a dirigirlo en la provincia.

De Luis Salvador, le guste o no, también dependerá acabar con la carrera política de Sebastián Pérez, después de que el presidente del PP lograra conseguir en las municipales lo peores resultados de la historia del partido conservador en la capital granadina. Así será si opta por los socialistas, en un gobierno de coalición, o con la abstención de su grupo en el pleno constituyente del sábado próximo.

Sebastián Pérez puede convertirse en el alcalde con el menor apoyo popular, como reflejaron las urnas. Por debajo, incluso, de los 8 con los que ha gobernado el socialista Francisco Cuenca, los últimos tres años, tras el escándalo del caso Nazarí.

De hecho, el tibio apoyo recibido por Juan Manuel Moreno o Teodoro García Egea contrasta con el esfuerzo con el que se afanan para lograr el gobierno en otras capitales, donde es también posible

Es el último tren para Sebastián Pérez, después de 28 años dedicados a la política, tras comenzar con 26, en 1991, como concejal con el malogrado Gabriel Díaz Berbel. Así que su primera vez en la que aspira a la alcaldía de Granada será la última si no logra el bastón de mando. No tendrá una segunda oportunidad porque el destino está trazado para él, en la organización, que podrá al fin, purgar el partido en Granada, centrarlo y comenzar una nueva etapa de renovación, con Marifrán Carazo, ahora en el Gobierno andaluz, como consejera de Fomento, en el horizonte, para asumir la responsabilidad de dirigir un partido menos radical, mejor organizado.

Sebastián Pérez se juega esta semana o la alcaldía o el fin de su carrera política. Prensa PP

De hecho, el tibio apoyo recibido por Juan Manuel Moreno o Teodoro García Egea contrasta con el esfuerzo con el que se afanan para lograr el gobierno en otras capitales, donde es también posible.

Estas son las posibilidades de gobierno en Granada:

Un tripartito de derechas

PP-Ciudadanos y Vox. La que la ciudadanía mayoritariamente da por hecho, aunque la más compleja de todas las posibilidades. No para el PP, dispuesto a pactar con quien sea, como así han dicho sus líderes. Pero sí para Ciudadanos, que solo habla, dice, con el PP. Extremadamente complejo crear, para comenzar, una mesa de negociación a tres. Y un gobierno a tres bandas es difícil de manejar y de llevar en el día a día.

Así que si Vox quiere entrar en los gobiernos municipales, como expresó su máximo dirigente, Santiago Abascal, Granada es una de sus ciudades más carismáticas, para iniciar su peculiar Reconquista. Cómo dejar pasar su oportunidad de reverdecer el Día de la Toma en la ciudad de los Reyes Católicos. Imaginemos esa Plaza del Carmen el 2 de enero…

Así que si Vox quiere entrar en los gobiernos municipales, como expresó su máximo dirigente, Santiago Abascal, Granada es una de sus ciudades más carismáticas, para iniciar su peculiar Reconquista. Cómo dejar pasar su oportunidad de reverdecer el Día de la Toma en la ciudad de los Reyes Católicos. Imaginemos esa Plaza del Carmen el 2 de enero…

Pese al escaso entusiasmo que Sebastián Pérez despierta en la organización regional, también saben que necesitan gobiernos de derecha en las capitales andaluzas, para evitar un frente anti Junta, comandados por alcaldes y alcaldesas, como bien que hizo el PP entre 1995 y 1999.

Un gobierno a la andaluza

PP-Ciudadanos, con Vox fuera del gobierno, pero contando con su apoyo. No parece que Vox quiere entrar por el aro, después del caso andaluz. Ya lo advirtió Santiago Abascal al asegurar que no apoyarán gobiernos de quienes no se sienten con ellos a dialogar: "Soy hipersensible ante el chantaje y, ante eso, prefiero el harakiri político". Y si Ciudadanos mantiene su veto, proponía gobiernos del PP en solitario. Pero en Granada capital no es posible, porque no sumarían. Así que esta opción, parece remota, si mantiene su palabra.

Un gobierno de coalición a dos

PSOE-Ciudadanos. Sobre el papel la más fácil de cuajar (mejor entender a dos que con más), dejando egos al margen. A la que se aferra el PSOE de la capital. Para ello, los socialistas deberán ofrecer un cheque en blanco -que negarán- y situar a Luis Salvador como primer teniente de alcalde. Así que del con Rivera, no, al con Luis Salvador, sí. Con el riesgo de que el electorado socialista recuperado, vuelva a distanciarse.

Cuenca y los componetes de la lista, al día siguiente de las elecciones municipales del pasado 26 de mayo. Prensa PSOE

El documento de 11 propuestas enviado a todos los partidos por el PSOE, menos a Vox, al que excluyen, es reflejo de esa aspiración. Muy genérico, es imposible de negar por cualquier partido centrado

El documento de 11 propuestas enviado a todos los partidos por el PSOE, menos a Vox, al que excluyen, es reflejo de esa aspiración. Muy genérico, es imposible de negar por cualquier partido centrado. La incorporación del ex alcalde Jesús Quero a la comisión socialista para buscar pactos, junto a Ana Muñoz y Francisco Cuenca, responde a suavizar las relaciones y facilitar la negociación.

A favor de esta hipótesis también juega el gobierno socialista con mayoría absoluta de la Diputación de Granada. José Entrena, secretario general del PSOE y aspirante a revalidar la presidencia de la institución, quiere gobernar como si no la tuviera. Y Ciudadanos puede poner encima de la mesa necesidades en municipios donde puedan estar.

El gobierno en solitario del PSOE e la opción que menos gusta en Ciudadanos, que se guardaría una moción de censura para el mandato, que puede cambiar el gobierno cuando lo consideren oportuno

Socialistas en minoría

Nada descartable ante un escenario de máxima complejidad, a la espera de lo que depare el futuro político nacional y andaluz. Para ello, Ciudadanos se debería abstener y Francisco Cuenca sería alcalde, por ser la lista más votada. En este caso, no estaría mal contar con el apoyo, negociado, del grupo de Podemos-Izquierda Unida- Adelante Granada, con Antonio Cambril a la cabeza, que sumarían 13, frente a los hipotético 10 de los 7 del PP y los tres de Vox. Lo que descarta Ciudadanos. Es la opción que menos gusta en Ciudadanos, que se guardaría una moción de censura para el mandato, que puede cambiar el gobierno cuando lo consideren oportuno.

Otros aspirantes a la alcaldía

Dado el estado de cosas, no es tampoco descartable que en la habilidad demostrada de Ciudadanos para negociar en Granada tense la cuerda y ponga sobre la mesa que Francisco Cuenca, investigado judicialmente aunque por una causa administrativa, deje paso a otro candidato o candidata socialista. Lo que tendría aprobar la ejecutiva local del PSOE y la asamblea.

Y aunque todos los partidos lo han buscado sin conseguir que tenga causas pendientes con la justicia, en el otro lado, pedir la cabeza de Sebastián Pérez y dar paso a otro alcalde o alcaldesa de la lista conservadora. ¿Razones? Abrir una nueva etapa, la pérdida de confianza popular… cualquier les puede valer.

Y a punto de romper la cuerda, que sea Luis Salvador el alcalde de Granada.

Todo abierto.