Campaña Cetursa Pasión por la montaña en verano
la ciudad sufre la mediocridad de políticos municipales

'Luis Salvador, un alcalde sin súbditos, en su rueda de hámster'

Política - Juan I. Pérez - Domingo, 13 de Junio de 2021
Un análisis nada convencional sobre la realidad que sufre Granada por la mediocridad de políticos municipales, ilustrado con cuadros, que guardan relación con el desgobierno, por si están cansados siempre de ver a los mismos personajes.
Un dibujo de Federico García Lorca para Juan Ramírez de Lucas, ilustra el análisis, porque Granada llora.
Federico García Lorca
Un dibujo de Federico García Lorca para Juan Ramírez de Lucas, ilustra el análisis, porque Granada llora.

En política, como en la vida, hay que saber llegar, estar, y dejarlo cuando llega el momento, y siempre llega, por mucho que el poder ciegue. Ese saber estar y dejarlo se llama dignidad. Un término que procede de la palabra latina dignitas; ser digno de merecer. La dignidad no está en venta, porque no tiene precio y, por tanto, no se puede comprar ni vender, aunque la corrupción tiente y la mancille. La dignidad se tiene o no se tiene.

'José Bonaparte como Rey de España', por François Gérard.

Esa 'rara avis' de gran político se alcanza por sus acciones, su legado, pero también por su despedida, de cuándo y cómo se produce

Esa 'rara avis' de gran político se alcanza por sus acciones, su legado, pero también por su despedida, de cuándo y cómo se produce

La dignidad es una condición mínima para ejercer la política, no suficiente, pero sí imprescindible. Hoy día parece que hemos renunciado a ella, al igual que a otra de las características que deberían definir su práctica; la capacidad de hacer cosas extraordinarias. Si la política fuera tan solo la gestión ordinaria de lo público, qué necesidad tendríamos de ella, y de políticos que la ejercieran.

‘Io sono’, de Salvatore Garau. Una escultural inmaterial -nada- que vendió por 15.000 euros.

(No se ha equivocado. Este es un análisis de la realidad que, insoportablemente, sufre Granada y no uno de los brillantes artículos que cada domingo nos ofrece nuestro filósofo de cabecera, Francis Fernández, aunque está inspirado en una reflexión que publicó allá por abril de 2018).

Hablamos de Luis Salvador y de toda esa banda de tránsfugas, concejales irresponsables y políticos de Madrid, Sevilla y Granada, que han vejado a esta ciudad al tratarla como una estampita a la que cambiar

Hablamos de Luis Salvador y de toda esa banda de tránsfugas, concejales irresponsables y políticos de Madrid, Sevilla y Granada, que han vejado a esta ciudad al tratarla como una estampita a la que cambiar.

El político en ejercicio ha de tener una obligación: la impoluta claridad y transparencia que ha de guiar su gestión. Y se le ha de exigir algo más que la mediocre venta de un producto de marketing, como si fueran meros comerciales vendiéndonos un cuento acerca de la bondad de sus productos.

'Recuerdos de Granada', de Antonio Muñoz Degrain. 

En este fracasado gobierno municipal, mal atado y peor ejecutado, nos han tratado de vender que han alcanzado la perfección por ser meros gestores de recursos, sin caer en la vergüenza de la corrupción, pero sin innovar, sin avanzar, sin mejorar las condiciones de vida la ciudadanía, sin cambiar esa realidad tan amarga para tantas y tantos en Granada

En este fracasado gobierno municipal, mal atado y peor ejecutado, nos han tratado de vender que han alcanzado la perfección por ser meros gestores de recursos, sin caer en la vergüenza de la corrupción, pero sin innovar, sin avanzar, sin mejorar las condiciones de vida la ciudadanía, sin cambiar esa realidad tan amarga para tantas y tantos en Granada, sin nada de valor a lo que ya teníamos, que hubiera mejorado y no empeorado, nuestra vida común. 

Es inconcebible que un político anteponga salvaguardar a toda costa su estatus político, -quién sabe si por dinero, ambición, poder, o todo ello junto-, que de preocuparse por el bienestar, por el presente y por el futuro de aquellos ante quienes debería responder y esconden su mediocridad inundándonos de vacuos eslóganes, la olvidaremos.

Culpamos a la política, o a los políticos, de nuestros males, y en algunos casos es cierto, pero nos olvidamos de nuestra responsabilidad, de que somos nosotros los que les hemos elegido y les hemos mantenido ahí.

'Duelo a garrotazos' o 'La riña', una de las pinturas negras, de Francisco de Goya.

Y una advertencia: Cuidado en que nuestra decepción con el ejercicio que se hace de la política nos incite a renunciar a ella, porque no podemos dimitir de la política, ni caer en la demagogia que nos lleve a populismos o fascismos, más o menos encubiertos. Son ellos los que deben renunciar, no la ciudadanía, o de lo contrario, ¿en qué manos la dejamos?

Debe imperar en Política un axioma moral que debería respetarse y rara vez sucede; diseminar el poder político todo lo posible en tanto no afecte a su eficiencia, evitando la acumulación de cargos y prebendas.

Por eso inventaron el ostracismo, para mandar al exilio a ese tipo de políticos. En nuestros tiempos ni siquiera somos capaces de dejar de votarles, una y otra vez

Los atenienses, nos recordaba Francis Fernández, que algo sabían de la democracia, desconfiaban de esa acumulación, de tal manera que cuando observaban un exceso de amor incondicional popular sospechaban que estaba más ligado al abuso del poder, y la acumulación del mismo en las mismas manos, que a políticas beneficiosas para la mayoría de la ciudadanía. Por eso inventaron el ostracismo, para mandar al exilio a ese tipo de políticos. En nuestros tiempos ni siquiera somos capaces de dejar de votarles, una y otra vez.

'La rendición de Granada', de Francisco Pradilla y Ortiz.

Y hablamos de Luis Salvador y de toda esa banda de tránsfugas, concejales irresponsables y políticos de Madrid, Sevilla y Granada que, tras mantener dos años un gobierno en crisis permanente, sin nada que ofrecer, ha abocado a Granada al desastre de un desgobierno, sin aportar soluciones que permitan una mínima gestionar la ciudad con un mínimo de estabilidad y, sobre todo, con dignidad.

El alcalde de Granada con el menor apoyo popular, solo y aislado por los partidos, incluido el suyo, permanece en el limbo, empecinado en su rueda de hámster, para seguir y seguir y seguir, sin plan, sin escuchar a nadie, a punto de atravesar la puerta que conduce a la sala exclusiva para un regidor intruso, al que la ciudadanía rechaza. Nada que peor que un alcalde sin ciudadanía.

Corrupción moral

No es ilícito penal recogido en las leyes, pero esta sinrazón que padece la ciudad de Granada, ¿acaso no es corrupción moral?

'Mentira Global- no mientas más', de Alberto Echegaray Guevara.

Sonroja leer un comunicado emitido este sábado por Ciudadanos Granada en la que Luis Salvador, como coordinador provincial de Cs y alcalde de la capital, señala: “La palabra ‘corrupción’ ha dejado de ser ‘trending topic’ en Granada y Andalucía desde que gobierna Cs". Sí, es verdad lo que lee.

Sonroja leer un comunicado emitido este sábado por Ciudadanos Granada en la que Luis Salvador, como coordinador provincial de Cs y alcalde de la capital, señala: “La palabra ‘corrupción’ ha dejado de ser ‘trending topic’ en Granada y Andalucía desde que gobierna Cs". Sí, es verdad lo que lee

Se pronuncia sobre la recién aprobada Ley de Regeneración Democrática, aprobada esta semana en el Parlamento andaluz, a propuesta de Cs, de la que dice: “Gracias a esta Ley será mucho más difícil que tengamos que sonrojarnos con casos de corrupción en nuestra tierra, evitando ensuciar en el futuro el buen nombre de Granada, Andalucía y sus instituciones".

“No queremos que se hable más de corrupción en Granada ni en Andalucía y esta ley es la forma de evitarlo", señala Luis Salvador para agregar que "gracias a Ciudadanos en la Junta de Andalucía decimos adiós a los titulares por corrupción en nuestra provincia y en nuestra comunidad autónoma y le damos la bienvenida a titulares de los que hemos hecho gala en los últimos meses como pueden ser el aumento de empleo de calidad, la disminución de impuestos, nuestro compromiso con nuestras políticas sociales y conseguir hacer de la Junta de Andalucía una administración más ágil y eficiente".

Sobre el desgobierno municipal, la marcha de sus concejales del partido, sin renunciar a sus actas, pese a que firmaron lo contrario, nada dice.

Avergüenza.

En lugar de imágenes de personajes conocidos, ilustra este análisis obras de arte alusivas.
Y este vídeo final de uno de nuestros grupos de Granada más admirados, Dolorosa, con una canción que, te animamos a que escuches:

Si no has tenido la oprtunidad de leerlos o quieres volver a hacerlo, la crisis municipal, en tres análisis: