El resurgir de la política reaccionaria

'Cada nación tiene el gobierno que se merece'.

Joseph de Maistre, escritor y político reaccionario (1753-1821)

0 Blog - Francis Fernández - 21/10/2018 - 00:25
'The Demon Seated', por Mikhail Vrubel (1890).

Los dilemas de dividir el cuerpo de la mente

                       'Ninguna célula sabe quién eres ni le importa'. Daniel Dennett

0 Blog - Francis Fernández - 14/10/2018 - 00:40
Don Quijote y Sancho Panza.

De qué sirve ser honrado

'Es errado motivar lo honroso y bello de una acción aduciendo a su utilidad, y es errada deducción considerar que, si es útil,  todos están obligados a ella y es hon

0 Blog - Francis Fernández - 07/10/2018 - 00:40

Psicópatas o santos

'Si no hubiera sido inventada la sociedad, el hombre seguiría siendo una bestia salvaje, o, lo que es lo mismo, un santo'. Mijaíl A.

0 Blog - Francis Fernández - 30/09/2018 - 00:15

No mentirás

'Engullimos de un sorbo la mentira que nos adula, y bebemos gota a gota la verdad que nos amarga'. Denis Diderot

0 Blog - Francis Fernández - 23/09/2018 - 00:50

La razón como arma de destrucción masiva

Guía práctica para no convertirse en un ignorante (Segunda parte)

0 Blog - Francis Fernández - 16/09/2018 - 03:05

Lo que sé, lo que no sé y lo que podría saber

Guía práctica para no convertirse en un ignorante (Primera parte)

0 Blog - Francis Fernández - 09/09/2018 - 00:30
Rober Bodegas.

El arte, el humor y la incorrección política

Si el arte, si el humor, en tanto nos permiten vislumbrar más allá de las apariencias, y aquello que llamamos realidad, no coinciden, ¿dónde debe recaer la s

0 Blog - Francis Fernández - 02/09/2018 - 00:50
'80 fanáticos' (2010) por Enrique Marty.

La crueldad como virtud

                            La crueldad es la fuerza de los cobardes (Proverbio árabe)

0 Blog - Francis Fernández - 26/08/2018 - 00:15
'El jardín de las delicias' (hacia 1490-1500) El Bosco.

En busca del hedonismo perdido

                       La alegría y perfume de mi vida es la memoria de esas horas

0 Blog - Francis Fernández - 19/08/2018 - 00:55

Páginas

Francis Fernández

Nací en Córdoba, hace ya alguna que otra década, esa antigua ciudad cuna de algún que otro filósofo recordado por combinar enseñanzas estoicas con el interés por los asuntos públicos. Quién sabe si su recuerdo influiría en las decisiones que terminarían por acotar mi libre albedrío. Compromiso por las causas públicas que consideré justas mezclado con un sano estoicismo, alimentado por la eterna sonrisa de la duda. Córdoba, esa ciudad donde aún resuenan los ecos de ése crisol de ortodoxia y heterodoxia que forjaría su carácter a lo largo de los siglos. Tras itinerar por diferentes tierras terminé por aposentarme en Granada, ciudad hermana en ese curioso mestizaje cultural e histórico. Granada, donde emprendería mis estudios de filosofía y aprendería que el filosofar no es tan sólo una vocación o un modo de ganarse la vida, sino la pérdida de una inocencia que nunca te será devuelta. Después de comprender que no terminaba de estar hecho para lo académico completé mis estudios con un Master de gestión cultural, comprendiendo que si las circunstancias me lo permitirían podría combinar el criticado sueño sofista de ganarme la vida filosofando, a la vez que disfrutando del placer de trabajar en algo que no sólo me resultaba placentero, sino que esperaba que se lo resultase a los demás, eso que llamamos cultura. Y ahí sigo en ese empeño, con mis altos y mis bajos, a la vez que intento cumplir otro sueño, y dedico las horas a trabajar en un pequeño libro de aforismos que nunca termina de estar listo. Pero ¿acaso no es lo maravilloso de filosofar o de vivir? Tal y como nos señala Louis Althusser en su atormentado libro de memorias “Incluso si la historia debe acabar. Si, el porvenir es largo.”