Loading
Hannah Arendt.

Hannah Arendt y la irresponsabilidad política. Parte I Las semillas del totalitarismo

'Que nadie podía ser feliz si no participaba en la felicidad publica, que nadie podía ser libre si no experimentaba la libertad publica, que nadie, finalmente, podí

0 Blog - Francis Fernández - 19/02/2017 - 00:05
La lucha contra la intolerancia debe ser una constante en nuestras vidas.

Voltaire y la vacuna contra el fanatismo

'Quien no quiere pensar es un fanático; quien no puede pensar es un idiota, quien no osa pensar es un cobarde'.

0 Blog - Francis Fernández - 12/02/2017 - 00:05
"Esencia de luz"

A la velocidad de la luz a ninguna parte

'El único tiempo que importa es el que marca el transcurrir de nuestros recuerdos, de nuestras experiencias, no aquel sobre el que se deslizan las horas, mi

0 Blog - Francis Fernández - 04/02/2017 - 00:10

Intelectuales versus 'influencers'

'Al intelectual se le debe exigir que busque la verdad, no la que la encuentre' (Diderot)
0 Blog - Francis Fernández - 29/01/2017 - 00:35

La posverdad y la estupidez humana

"La duda lleva al examen, y el examen a la verdad". Pedro Abelardo, filósofo francés, (1079-1142)

0 Blog - Francis Fernández - 15/01/2017 - 00:45
Querelle, 1982, de Andy Warhol.

El sexo, la violencia y la pornografía emocional

Nos encontramos perdidos en un círculo vicioso; sobreexpuestos a información banal que no necesitamos, propia y ajena.

0 Blog - Francis Fernández - 08/01/2017 - 00:55

La hipocresía en el banquete de las vanidades

'La hipocresía es el homenaje que el vicio tributa a la virtud'.

0 Blog - Francis Fernández - 02/01/2017 - 00:50

Hume en el país de las emociones (La brújula moral)

 'La razón es y sólo debe ser esclava de las pasiones y no puede aspirar a ninguna otra función que la de servir y obedecerlas'.

0 Blog - Francis Fernández - 25/12/2016 - 06:10
La primera parte de 'True detective', una serie impactante.

La sabiduría de la ficción

Abrir un libro y sumergirnos en su mundo como si el nuestro dejara de existir.

0 Blog - Francis Fernández - 18/12/2016 - 06:25

Páginas

Francis Fernández

Nací en Córdoba, hace ya alguna que otra década, ésa antigua ciudad cuna de algún que otro filósofo recordado por combinar enseñanzas estoicas con el interés por los asuntos públicos. Quién sabe si su recuerdo influiría en las decisiones que terminarían por acotar mi libre albedrio. Compromiso por las causas públicas que consideré justas mezclado con un sano estoicismo, alimentado por la eterna sonrisa de la duda. Córdoba, esa ciudad donde aún resuenan los ecos de ése crisol de ortodoxia y heterodoxia que forjaría su carácter a lo largo de los siglos. Tras itinerar por diferentes tierras terminé por aposentarme en Granada, ciudad hermana en ése curioso mestizaje cultural e histórico. Granada, donde emprendería mis estudios de filosofía y aprendería que el filosofar no es tan sólo una vocación o un modo de ganarse la vida, sino la pérdida de una inocencia que nunca te será devuelta. Después de comprender que no terminaba de estar hecho para lo académico complete mis estudios con un Master de gestión cultural, comprendiendo que si las circunstancias me lo permitirían podría combinar el criticado sueño sofista de ganarme la vida filosofando, a la vez que disfrutando del placer de trabajar en algo que no sólo me resultaba placentero, sino que esperaba que se lo resultase a los demás, eso que llamamos cultura. Y ahí sigo en ése empeño, con mis altos y mis bajos, a la vez que intento cumplir otro sueño, y dedico las horas a trabajar en un pequeño libro de aforismos que nunca termina de estar listo. Pero ¿acaso no es lo maravilloso de filosofar o de vivir? Tal y como nos señala Louis Althusser en su atormentado libro de memorias “Incluso si la historia debe acabar. Si, el porvenir es largo.”