Recicla, para respirar un aire más limpio
TEJIENDO CON HILO VIOLETA

Carolina Álvarez, creaciones diferentes para bebés únicos

Ciudadanía - Ana Vega - Sábado, 6 de Octubre de 2018
Carolina Álvarez, y sus geniales prendas para recién nacidos, centra la segunda entrega de la nueva sección, titulada, con toda la intención, 'Tejiendo con Hilo Violeta', en la que de la mano de Ana Vega, damos visibilidad a las artesanas, mujeres creativas y emprendedoras, para mostrar sus creaciones y contar sus experiencias.
Carolina, en su estudio, ante la máquina de coser y una de sus creaciones.
P.V.M
Carolina, en su estudio, ante la máquina de coser y una de sus creaciones.

Carolina Álvarez habla con tanto entusiasmo y le pone tanta pasión a lo que hace y piensa que me asusta un poco no ser capaz de trasladarlo al papel. Cuando decidió abandonar Madrid y su carrera profesional en el Grupo Prisa encontró caras de asombro y preocupación de las personas de su entorno más cercano que no sabían si su elección era la más acertada; después de diez años, es evidente que mantiene la ilusión en cada uno de los pasos del  proceso creativo y, también, que es feliz haciendo surgir sus obras de la nada. No se equivocó.

Su pericia es tal que cuando solicitó el certificado de artesana, los inspectores no podían creer que fuera capaz de hacer semejantes creaciones y, ante ellos, en su taller, fabricó unos zapatitos de bebé que los dejó boquiabiertos.



Así se presenta esta mujer que con apenas cuatro años ya advirtió a sus padres que ella quería ser música.Soy una apasionada de las artes desde mi infancia porque es lo que han retenido mis retinas desde entonces hasta el día de hoy. Desde los 10 años y durante casi 20 años estuve inmersa en el mundo de la música recorriendo nuestro país y algún viaje puntual a Centro-Europa gracias a los festivales y encuentros corales tan diversos y a los estudios en el Conservatorio de música con la especialidad de piano. Además, soy Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Granada. 

Tras un periodo de cinco años en Madrid trabajando para el Grupo Prisa, me volví a Granada para trabajar en el diseño y la artesanía para desarrollar lo que hoy son tres líneas de negocio diferentes pero que se relacionan entre sí”.

-¿Cuándo y qué fue lo que te motivó para dar este giro a tu vida?

-“Desde pequeña me he criado entre telas, lazos, máquina de coser, hormas... Mi madre me hizo los primeros zapatitos siendo yo aún bebé y de ahí empezó a desarrollarlos con más precisión y detalle de forma autodidacta hasta solicitar los servicios de un modelista para poder salir al mercado de una forma más profesional de lo que se había hecho hasta el momento. Siempre la había ayudado a dibujar piezas sobre los moldes, recortarlos... e incluso en la distancia, estando en Madrid; pero no fue hasta 2008 cuando decidí dar un giro total a mi vida, volverme a Granada y empezar a desarrollar algunas de las muchísimas ideas que tenía en mente. Fue un cambio tremendo pero necesario. Una nueva ilusión en mi vida, algo de lo que adolecía en Madrid.”

Estos son los artículos, todos excepcionales, que conforman su línea de bebé, con la que se inició en el mundo del trabajo artesano:

  • Zapato de bebé: "Trabajo varios modelos en varias tallas ( de 0 a 12 meses) todo confeccionado únicamente en textil y a mano salvo las costuras de ensamblaje de piezas y cierre total del zapato".​
  • Babero: "Confecciono varios modelos de baberos y muchos de ellos, dependiendo del textil, compañeros a los zapatos".
  • Pajarita de bebé: "Al igual que el resto de complementos, confeccionados en textil y a mano".
  • Diademas de bebé y niña: Fabricación en textil y a mano. En muchas ocasiones también compañeras al resto de los complementos indicados anteriormente.
  • Gorritos "Gnomo": Eaborados con textil y con forma picuda en su parte parte superior y atado con cordones. 

Lejos de lo que imaginaba, se desplegó ante mis ojos un mundo de accesorios únicos y originales para el bebé; zapatitos de distintos modelos con una horma especial para que también puedan ser cómodos para aquellos que tienen el pie más regordete, baberos, pajaritas, diademas,… porque como me explicaba una cosa conduce a la otra y son los mismos clientes los que reclaman un nuevo producto. Para terminar, hasta la bolsita donde se guardan están hechas con gusto y pueden hacerse a juego con lo que envuelven. Lo puedes apreciar en la imagen superior.

Al ser productos destinados al bebé, elige telas 100% algodón que lava cuidadosamente antes de utilizarlas para sus creaciones para evitar de esta forma cualquier sustancia o ácaros depositados en ellas que pudieran irritar la piel; no hay costuras o filos que pudieran rozar o erosionarla. Sus artículos son respetuosos con el medio ambiente y con la normativa en vigor en lo referente al cuidado de la salud y la seguridad de los recién nacidos.

Teniendo en cuenta los gustos de los posibles clientes, ha creado líneas que van desde la más clásica, con colores pastel a una más rockera, que incluye el color negro, pasando por modelos vintage o de lunares, algo que los turistas relacionan directamente con Andalucía.



Una artesana, que muestra la satisfacción que le reporta crear:: “Algo que nace en tu mente e imaginación, elaboras con tus manos, lo sometes a constante renovación y consigues un público que lo valora y compra es de una satisfacción indescriptible. El hacer unos 'bizcochos' (como se le llamaba a los zapatos siempre en el taller de mis padres) partiendo de cero y con cualquier tela e imaginarte el pie del bebé dentro es tan tierno que te enreda a realizar más y más cada vez. Y hasta desarrollar complementos adicionales a este calzado como es el caso de los productos que hago actualmente. (Baberos, pajaritas, diademas, gorrinos...)”


Hilos, entre ellos, violeta, y las hormas, en su taller.

Si algo me ha quedado claro es lo importante que es mostrar el proceso de creación artesanal para entender cómo Carolina se vuelca en su obra; durante el tiempo que compartimos esa mañana, no dejaba de repetir, cada una de sus creaciones son ella y es imposible repetir o copiar algo que refleja su ser, lleva su impronta, su marca. 

Su firma, es su marca.

Cuando llegó el momento de concluir nuestro encuentro, apenas habíamos hablado de las otras líneas de negocio y ya bullía en su cabeza algo nuevo; esta mujer es un torbellino y te contagia su energía así que  tendremos que encontrarnos de nuevo para seguir descubriendo su mundo.

Puedes visitar su página web, en proceso de reconstrucción, pinchando en el siguiente enlace: carolina-alvarez.com

Y contactar con ella, si estás interesada o interesado en alguna de sus creaciones: carolina-alvarez.com/contacto

Si te perdiste a nuestra primera artesana o quieres volver a leerlo: