Descárgate la nueva App de Sierra Nevada
Con el nombramiento a dedo de la directora del Patronato incumplen su palabra de un concurso público

Cuando el PP no quería un "comisario político" en la Alhambra

Política - M. Andrade - Domingo, 24 de Marzo de 2019
Los populares, que convirtieron la gestión del monumento en el blanco de sus críticas por las graves irregularidades que se investigan, son ahora prisioneros de las palabras y declaraciones que han hecho durante los últimos años reclamando un perfil técnico y no político para dirigir el monumento más visitado de España.

La estrategia del PP en la oposición ha tenido en la Alhambra un tema recurrente. M.R

"Espero que se busque un perfil técnico y de consenso con el Ayuntamiento para dirigir la Alhambra, y no otro comisario político del @PSOE". Así se manifestó el ahora presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno, a través de su cuenta oficial de twitter en julio de 2015, después de la dimisión de María del Mar Villafranca a raíz de la operación en la que fue detenida y que derivó en una investigación aún sin cerrar cuatro años después. 

Desde entonces, su estrategia de oposición ha tenido en la Alhambra un tema recurrente, todo ello facilitado por la debilidad que suponían las graves irregularidades que se atribuyen a la anterior cúpula del monumento. 

La propia Rocío Díaz llegó a reivindicar un concurso público para la Alhambra

Pero al PP le toca ahora gobernar Andalucía con su socio Ciudadanos -y Vox en la mochila- y sus cerca de 40 años como oposición han dejado una amplia hemeroteca, reafirmada por la huella digital en redes sociales, que los hace prisioneros de sus palabras, exigencias y promesas. Más aún cuando, en el primer nombramiento que afrontan para el Patronato de la Alhambra, han optado por un perfil político, el que tiene su portavoz en el Ayuntamiento de Granada, Rocío Díaz, lo que antes rechazaban. Y todo ello agravado por su compromiso de optar por un concurso público para designar a la persona que tomara las riendas del monumento, plasmado en el acuerdo de gobierno con Ciudadanos. Una opción que llegó incluso a ser reivindicada por la propia Rocío Díaz.

Esa petición de Juan Manuel Moreno de que no fuera un "comisario político" el que dirigiera la Alhambra la hizo después de que dimitiera Villafranca. Días después se conoció, a través de la información desvelada por El Independiente de Granada, que la Junta iba a proponer a Manuel Pezzi como director del Patronato. El rechazo que concitó su nombre hizo que la Junta, gobernada entonces por los socialistas y con Rosa Aguilar como consejera de Cultura, descartara a Pezzi, con experiencia como gestor y, en el terreno de la formación, profesor universitario de Geografía. 

Por ello, ahora, el PP y la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico, que dirige Patricia del Pozo (PP), se esfuerzan en dar visibilidad a la parte "técnica" del currículum de Rocío Díaz, en incluso en su experiencia previa a las responsabilidades como concejala del Ayuntamiento de Granada en el área de Turismo durante uno de los mandatos de José Torres Hurtado. El objetivo, justificar que está preparada para tomar las riendas del monumento.

Las críticas al PP no llegan por el perfil de Rocío Díaz. Las instituciones y el propio PSOE lo han evitado. No es necesario hurgar en el currículum ni poner en duda una capacidad que nadie cuestiona. La tiene de sobra y será, una vez que sea oficial su nombramiento, su gestión la que la evalúe. Las críticas vienen por el bandazo de los populares. En términos coloquiales no hay una expresión que lo resuma mejor que un "Donde dije digo, digo Diego".



De derecha a izquierda, el todavía director de la Alhambra, Reynaldo Fernández, la concejala del PP Raquel Fernández, Rocío Díaz, el delegado de Cultura, Antonio Granados, la consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo, la subdelegada del Gobierno, Inmaculada López, y el delegado del Gobierno andaluz en Granada, Pablo García. La foto, difundida por la consejera a través de su cuenta de twitter, fue tomada el pasado febrero, tras la inauguración de una exposición en la Alhambra.

Perfil político, sin concurso y sin consenso

El PP no solo está incumpliendo lo que antes consideraba imprescindible, que no haya un político al frente del monumento, como le afeaba a los socialistas. Sino el compromiso, suscrito con Ciudadanos, de que en entidades como la Alhambra su dirección sea elegida mediante concurso público

Esto es lo que decía Luis Salvador (Cs) en julio 2015: Abogaba por una "despolitización" de determinadas instituciones como la Alhambra que, a su juicio, debían estar "gestionadas por profesionales independientes y que atesoren suficientes méritos y conocimientos técnicos". 

¿Por qué se descarta el concurso público para la Alhambra? Esta es la respuesta que dio, a esa pregunta de los periodistas, la consejera Del Pozo: "No es que se haya descartado, simplemente he seguido lo que se ha venido haciendo. He mantenido el criterio de estos años atrás. Y cumpliendo todo lo que exigen los estatutos". 

Sí, el modo de proceder no es diferente a lo hecho hasta ahora, pero choca con lo que el PP exigía en la oposición y que ahora lo convierte, inevitablemente, en el blanco de las críticas. 

Desde el Ayuntamiento de Granada, donde Ciudadanos y también el PP, en menor medida, han defendido el concurso público para otros nombramientos, como el gerente del Centro Lorca, el alcalde, el socialista Francisco Cuenca, ha pedido a los populares "coherencia". Así lo hizo ver en la reunión del pleno del Patronato de la Alhambra el pasado viernes, donde Cuenca optó por un talante 'institucional' para no proyectar una imagen de confrontación. Y mucho menos entrar en el perfil de la portavoz municipal del PP. 

Hay otro elemento que tampoco está cumpliendo el PP, y que antes sí pedía. Fue el propio presidente provincial y ahora también candidato a la Alcaldía de la capital, Sebastián Pérez, quien, a raíz de la propuesta frustrada de Pezzi, puso el acento en la necesidad de que la dirección de la Alhambra fuese fruto del consenso con el Ayuntamiento de la capital. No puede olvidarse que el alcalde de la corporación ostenta la condición de vicepresidente del Patronato de la Alhambra. 

Sebastián Pérez rechazaba en la oposición que se 'impusiera' un nombre al Ayuntamiento, como ahora ha hecho el PP

"Haber impuesto a una persona era empezar con muy mal pie en el monumento más visitado de España y el motor económico y de desarrollo de la ciudad y la provincia", dijo entonces en alusión a Pezzi y por ello consideró "sensato" que en ese momento la consejera de Cultura, Rosa Aguilar como se ha mencionado anteriormente, dejara sobre la mesa la propuesta para buscar otro nombre, que fue el de Reynaldo Fernández, al que ahora relevará Rocío Díaz. 

La propuesta que se llevó al pleno del Patronato de la Alhambra el pasado viernes y que la consejera de Cultura y Patrimonio Histórico ha decidido "mantener" y elevar al Consejo de Gobierno no es fruto del consenso. Es la propuesta de la Consejería, no la del pleno del Patronato, al que se le dio cerrada, sin posibilidad alguna de negociar otra opción. 

Rocío Díaz tendrá que sumar ahora a la apasionante tarea de dirigir la Alhambra, un premio sin duda a la ingrata labor que le correspondió haciéndose cargo del grupo municipal del PP tras la Operación Nazarí, la de recuperar la credibilidad del discurso del PP, maltrecha con su nombramiento.

Información relacionada: