Loading
Sierra Nevada en Verano, una montaña por descubrir
La absorción de BMN por Bankia creará un gigante que supone el fin de lo que quedaba de Caja Granada

Máxima preocupación por la pérdida de empleos en BMN

E+I+D+i - J.I.P. - Miércoles, 15 de Marzo de 2017
BMN, el banco en el que se integró la desaparecida Caja Granada, ha prescindido en tan solo cuatro años del 43 por ciento de la plantilla: más de 3.000 trabajadores. La absorción del fallido grupo por Bankia comunicada este miércoles sitúa el foco en la máxima preocupación por el mantenimiento de la plantilla, tras diluir su peso en la economía provincial y regional por la errática gestión de un grupo, incapaz de devolver los más de 1.600 millones que recibió para evitar su quiebra.
Fachada de la sede central de BMN-CajaGranada.
P.V.M.
Fachada de la sede central de BMN-CajaGranada.

La integración en Bankia de BMN era inevitable. La mala gestión del banco integrado por las cajas de Murcia, Granada y Balares se ha visto reflejado desde la integración en las sucesivas cuentas de resultados, pese a la sangría de puestos de trabajo y cierre de oficinas, y las altas comisiones. La hoja de ruta de fusionar las dos entidades nacionalizadas, en las que el Estado posee en cada una de ellas el 65 por ciento del capital, estaba ya trazada.

Como El Independiente de Granada ha informado puntualmente desde junio de 2016. BMN estaba abocada a su definitiva desaparición. Solo la queja del sector provocó una fallida subasta previa en la que, como era de esperar, no despertó entusiasmo alguno por hacerse con un banco lastrado por el ladrillo y la lógica negativa del Estado de cubrir riesgos adicionales para los posibles compradores.

La única oferta recibida por BMN no daba ni para recuperar la mitad de los millones inyectados por el Estado para salvar a la entidad

Solo se presentó finalmente una oferta no vinculante por BMN, pero de materializarse hubiera reportado pérdidas millonarias para el Estado. Según comunicó el Fondo de Reestructuración Bancaria (FROB), el inversor -no especificado- ofreció por el total del banco  1.300 millones de euros o 1.061 millones de euros, “en caso de que fueran necesarios ajustes por ruptura de acuerdos de seguros y gestión de activos”.

 BMN contaba en 2012 un total de 7.040 empleados. Ahora, 4.029. Ha perdido el 43 por ciento de la plantilla. Disponía en Andalucía de 327 oficinas, ahora 252, la mayoría de las sucursales cerradas en la provincia de Granada, Alpujarra, Zona Norte, y Jaén, protagonizando en estos territorios la exclusión financiera, contra la que luchaba la desapercida caja que se convirtió en banco.

En el mejor de los casos, el Estado podría haber ingresado solo 690 millones por el 65 por ciento de BMN, cuando desembolsó 1.625 millones para evitar su quiebra: la única oferta no daba ni para recuperar la mitad de los millones inyectados para salvar a la entidad.

Así que el FROB ha optado por lo esperado: fusionar a los dos bancos nacionalizados con la esperanza de recuperar, posteriormente, lo que invirtió: 22.424 millones de euros en Bankia y 1.645 millones de euros en BMN. Así, estima que la fusión de los dos bancos nacionalizados reportaría unos 401 millones de euros más que la colocación individual. No obstante, sujeto a las condiciones del mercado y las perspectivas futuras del negocio de ambas entidades.

Un gigante que supone el fin de Caja Granada

La fusión, que por el potencial de Bankia es una aborción, creará un gigante financiero, que supondrá la definitiva desaparición de lo que quedaba de Caja Granada, ya diluida en un banco en el que tan solo disponía de un exiguo 2,79 por ciento.

En datos

Activos: La integración de BMN en Bankia crearía una entidad con unos activos próximos a los 230.000 millones de euros (190.167 millones de Bankia y 38.874 millones de BMN), según los últimos balances públicos, en el caso del banco madrileño, con datos a cierre de 2016 y de BMN hasta septiembre del año pasado.

Créditos:  Bankia mantiene una cartera de 110.595 millones de euros, frente a los 22.465 millones de BMN. Con ello, la cartera conjunta alcanzaría los 133.060 millones.

Depósitos: Contarían con unos depósitos sumados de unos 128.000 millones de euros, de los cuales 105.000 son de Bankia y los 22.600 restantes de BMN.

Oficinas: Sumarían un total de 2.514 oficinas (1.855 de Bankia y 659 aportadas por BMN). En Andalucía hay 67 oficinas de Bankia, por 252 de BMN.

Morosidad: La de Bankia se encuenta en el 9,8% a cierre de 2016, frente al 10,9% de BMN a finales del tercer trimestre.

Eficiencia: Bankia cuenta con un nivel del 48,9%, frente al 50% de BMN. Bankia tenía al cierre de 2016 un ratio de capital (CET1 fully loaded) del 13,02% y BMN con un 11,4%. Todo ello llevó a un beneficio de 804 millones de euros en el caso de Bankia y de unos 44 millones de euros de BMN.

Empleados: Una plantilla de 17.572, unos 13.500 de Bankia y 4.060 de BMN.

Preocupación por el mantenimiento de las plantillas

Las direcciones de los dos bancos nacionalizados obviaron el mantenimiento de la plantilla en sus primeras comunicaciones como hechos relevantes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, tras la forzada integración.



Precisamente, esa es la principal inquietud que expresaron todos los sindicatos. Ayer mismo en la reunión de la mesa laboral de BMN, convocada después de meses sin que la dirección quisiera celebrarla.

Y aunque la integración en Bankia es la mejor opción, por la no duplicidad de oficinas, la necesidad de que el Estado rentabilice la operación, pone en riesgo las plantillas, sobre todo en los más de 600 trabajadores de los servicios centrales, aquellos que fueron obligados a marcharse a Madrid, y que tras el fracaso de la operación, retornaron a sus lugares de origen.

CCOO exigió que “los aspectos laborales de esta fusión se negocien con la representación legal de los trabajadores y un compromiso firme de las empresas de realizar una integración laboral ordenada, sin recurrir a medidas traumáticas”.

“Este proceso debe reunir, en efecto, garantías para el mantenimiento del empleo y las condiciones laborales de sus plantillas, tras las sucesivas reestructuraciones realizadas en ambas entidades y que han supuesto la salida de las mismas de miles de personas”.

Subrayó el sindicato que la fusión “afecta a entidades complementarias, puesto que existen mínimas duplicidades en su red de oficinas lo que, unido a otros datos de sus balances, debe producir sinergias empresariales. En este sentido es imprescindible, a su vez, garantizar una absoluta transparencia en lo que se refiere a la situación contable de ambas entidades”.

Además, recuerda que los dos bancos “han recibido en el pasado reciente una fuerte inversión pública y a día de hoy son de titularidad pública, por lo que esta operación también debe servir para proteger los intereses del conjunto de la ciudadanía”.

Los sindicatos lucharán por el mantenimiento del empleo tras la integración de BMN en Bankia

“CCOO es el sindicato mayoritario en Bankia y lo será también en la entidad resultante. De hecho, las estructuras de CCOO en Bankia y en BMN ya estamos trabajando de forma coordinada, a fin de llevar a cabo esta integración con las necesarias garantías laborales para las dos plantillas”.

El secretario del sector financiero de CC.OO., Joan Sierra, añadió que "si hubiera que entrar en algún tipo de negociación, lo que planteamos es un acuerdo de integración laboral. Las condiciones de la plantilla de BMN deberían acercarse más a las de Bankia".
 
Desde UGT,  el secretario del sindicato financiero, Agustín Nieto, expresó su preocupación por el hecho de que operaciones de este tipo es que terminen con "ERE y pérdidas de empleo".
 
Nieto también subrayó la “complementariedad de las redes de Bankia y BMN” y recordó que las plantillas de Bankia y BMN ya han pasado "sus calvarios particulares" en años anteriores, por lo que ahora lo mejor sería mantener el empleo.
 
UGT denuncia el acoso de cargos medios, 'capataces del látigo', a los trabajadores. La sección sindial de UGT en BMN denunció el acoso al que se ven sometidos los trabajadores del banco en oficinas y servicios centrales por “trabajadores de poca cualificación moral que están sobreexcitados y están trasladando a la plantilla la  falsa idea de que si no vendes, lo que ellos te exijan, te pondrán en la lista negra para la fusión. Ya vivimos esto en la constitución de BMN,  en la fusión de nuestras cajas y los personajillos siguen actuando como entonces. Estos capataces del látigo se están expandiendo por la Red y los Servicios Centrales. Es lógico que estén nerviosos porque son sus sillones los que se mueven. Exigimos respeto a la plantilla, la que ha hecho posible que BMN siga en pie, aunque tambaleante, por su mala gestión y la de nuestros administradores, expertos liquidadores de negocio. Por ellos nos vemos en estas". 
El Sindicato de Empleados del Sector Financiero, SESFI, primera fuerza sinsical en BMN,  subrayó que "la premisa principal por la que va a luchar en la futura negociación es la de mantener el empleo de la plantilla, fomentando, al igual que en negociaciones anteriores, la aplicación de medidas encaminadas a ese mantenimiento del empleo".
 
El secretario general de SESFI en FINE, Alberto Martín, pidió "prudencia" ante el proceso, pero resaltó la necesidad de maximizar las sinergias de fusión de ambas entidades "para que no se destruyan puestos de trabajo". "No tendría sentido centralizar todos los servicios eliminando puestos de trabajo necesarios para el correcto funcionamiento de la entidad", recalcó.
 
Informaciones relacionadas: