Granada mil y una
¿Prima el pacto nacional al que se agarra Luis Salvador o el acuerdo local, que esgrime Sebastián Pérez?

PP y Cs dejan al margen la alternancia para intentar desbloquear el reparto del poder municipal

Política - J.I.P. - Miércoles, 26 de Junio de 2019
De momento, PP y Cs han pospuesto la discusión sobre la alternancia o no en la alcaldía de Granada para tratar de desbloquear el reparto del poder municipal. Te lo contamos.
Primera reunión de los equipos negociadores del PP y Ciudadanos.
Indegranada
Primera reunión de los equipos negociadores del PP y Ciudadanos.

Todavía con el eco de la inauguración de la llegada del imperfecto AVE a Granada, a las 18.00 horas se reunieron los equipos de trabajo de PP y Ciudadanos, en el primer encuentro formal que ambos partidos mantenían desde que el pasado 15 de junio fue elegido Luis Salvador como alcalde de Granada.

Tras las declaraciones cruzadas de este lunes, primero, del regidor, que se pronunció sobre el pacto en su balance del Corpus, y posteriormente, antes de la vespertina Junta Directiva Provincial del PP, Sebastián Pérez, las direcciones regionales instaron a los dos a poner en marcha cuanto antes el grupo de trabajo.

Convocada por la mañana, no asistió Luis Salvador, cuya insistencia en proclamar que permanecerá en la alcaldía cuatro años, causó la indignación del PP, que lo materializó en el silencio institucional del presidente provincial del PP, Sebastián Pérez.

Tras las declaraciones cruzadas de este lunes, primero, del regidor, que se pronunció sobre el pacto en su balance del Corpus, y posteriormente, antes de la vespertina Junta Directiva Provincial del PP, Sebastián Pérez, las direcciones regionales instaron a los dos a poner en marcha cuanto antes el grupo de trabajo.

Pero como condición previa, dejar al margen el principal asunto de desencuentro: la alternancia o no de la Alcaldía, aunque desde Sevilla, sin embargo, tampoco ayudan demasiado insistiendo cada uno de los partidos en sus tesis sobre la alternancia en la alcaldía.

Tanto Luis Salvador como Sebastián Pérez tienen razón, puesto que cada uno se agarra a un acuerdo. El alcalde al pacto nacional suscrito en Madrid entre el PP y Ciudadanos, por el que se cruzaron como cromos en forma de alcaldía y presidencias de comunidades. Según ese acuerdo nacional, la alcaldía de Granada recaería en Ciudadanos cuatro años. La única tajada que Ciudadanos obtendría por su cerrado apoyo a los populares.

Y así lo trasladó en la víspera de la elección del alcalde el secretario general Teodoro García Egea a Sebastián Pérez.

Pero una hora antes del pleno de constitución, en la sexta planta del hotel Meliá, sostiene Sebastián Pérez que acordó con Luis Salvador, y en presencia del resto de 9 concejales -tres de Cs y 6 del PP- que le daría los votos si en dos años la alcaldía pasaba al líder provincial del PP.

Cuando la semana pasada Sebastián Pérez acudió a Madrid para tratar de recabar apoyo de la dirección nacional de su partido. Lo halló pero no con el énfasis que esperaba. Teodoro García Egea estaba entonces, y ahora, más preocupados por Madrid, dado que supone el mejor exponente para tratar de reflejar una remontada, tras la debacle electoral de las generales, que en respaldar a un candidato que trataba de revertir su propia palabra.

Cuando la semana pasada Sebastián Pérez acudió a Madrid para tratar de recabar apoyo de la dirección nacional de su partido. Lo halló pero no con el énfasis que esperaba. Teodoro García Egea estaba entonces, y ahora, más preocupados por Madrid, dado que supone el mejor exponente para tratar de reflejar una remontada, tras la debacle electoral de las generales, que en respaldar a un candidato que trataba de revertir su propia palabra.

Luis Salvador, por el contrario, se aferra al acuerdo nacional, que Ciudadanos no quiere deshacer, aunque el alcalde empeñara su palabra y lo cerrara con un apretón de manos, para no perder la única alcaldía de prestigio en toda España, dentro de dos años, cuando Ciudadanos pasa por un penoso proceso interno, con fugas, por su escoramiento indisimulado a la derecha.

¿Qué debe primar, el acuerdo nacional al que se agarra Luis Salvador para no dejar la alcaldía o el pacto local, que esgrime Sebastián Pérez para ostentarla en dos años? Esa es la cuestión principal que los dos partidos deben aclarar. Y no por ellos, sino porque Granada tras el bochornoso espectáculo que han dado en estos diez días no merece semejante mercadeo. Es la alternancia en un mandato la peor expresión del poder por el poder.

Así que con el mandato de no hablar de la alternancia, la reunión celebrada este martes en el Salón Mariana Pineda del Ayuntamiento de Granada, desbloqueaba el desacuerdo que PP y Ciudadanos mantenían desde la elección de Luis Salvador como alcalde, con los 4 votos de su grupo, Ciudadanos, los 7 del PP y los 3 de Vox, por persistir el regidor en que mantendrá la alcaldía durante cuatro años.

Por parte del PP participaron el presidente provincial del partido y futuro vicealcalde de Granada, Sebastián Pérez, que fue el candidato a la alcaldía durante las pasadas elecciones municipales, y los concejales Luis González, César Díaz y Francisco Fuentes.

En representación de Cs asistió el portavoz municipal, Manuel Olivares, junto al concejal José Antonio Huertas y la ex edil Lorena Rodríguez.

¿Qué debe primar, el acuerdo nacional al que se agarra Luis Salvador para no dejar la alcaldía o el pacto local, que esgrime Sebastián Pérez para ostentarla en dos años? Esa es la cuestión principal que los dos partidos deben aclarar. Y no por ellos, sino porque Granada tras el bochornoso espectáculo que han dado en estos diez días no merece semejante mercadeo. Es la alternancia en un mandato la peor expresión del poder por el poder

En la reunión en la que era mayoría el PP (4 frente a 3), avanzaron en el reparto de concejalías, con la premisa de que los populares, salvo Cultura y Smart City, en principio asumirán las de mayor peso, por lógica aritmética (7 concejales frente a cuatro) y su mayor presencia en los consejos de administración de empresas municipales privatizadas. La reunión también sirvió para desbloquear la constitución de la Junta de Gobierno Local.

En el encuentro, que se prolongó durante una hora y media, se registraron avances y entendimiento entre las partes, que continuarán estos días con las reuniones, la segunda de las cuales se celebrará mañana, según lo previsto.
 

¿Qué debe primar, el acuerdo nacional al que se agarra Luis Salvador para no dejar la alcaldía o el pacto local, que esgrime Sebastián Pérez para ostentarla en dos años? Esa es la cuestión principal que los dos partidos deben aclarar. Y no por ellos, sino porque Granada tras el bochornoso espectáculo que han dado en estos diez días no merece semejante mercadeo. Es la alternancia en un mandato la peor expresión del poder por el poder

Y por supuesto la vicealcaldía prometida por Luis Salvador para Sebastián Pérez, con el fin de que se visibilice su poder, en lo que formalmente constituirá una bicefalia. Y si no pueden remodelar el Reglamento Orgánico Municipal para crear ese puesto, la primera tenencia de alcaldía. Una de las otras dos tenencias de alcaldía será para el PP y la otra para Ciudadanos.

En menor medida, se habló de programas, aunque los dos partidos quieren materializar un acuerdo programático en 50 primeras medidas, para empezar. Al rebajar las expectativas iniciales que las elevaban a 100

En menor medida, se habló de programas, aunque los dos partidos quieren materializar un acuerdo programático en 50 primeras medidas, para empezar. Al rebajar las expectativas iniciales que las elevaban a 100.

PP y Ciudadanos dan por hecho que Vox no entrará a formar parte del gobierno, tras el rechazo de Cs, y que se recibe con alivio por los conservadores para no ceder poder y verse sumido en un tripartito, del que tanto despotricaron en la etapa del socialista José Moratalla, cuando gobernó junto a dos concejales de IU y el andalucista Jesús Valenzuela, fallecido recientemente.

Acuerdo que Vox da por roto con el PP.

Vox rompió este martes el acuerdo que le vinculaba al PP en los ayuntamientos para evitar gobierno de izquierda, tras no alcanzar un acuerdo en Madrid. Y extiende la ruptura al resto de España. En Granada, ninguneada la ultraderecha por el PP y Ciudadanos, tendrá que decidir si seguir reclamando concejalías o pasar a la oposición, como así acordó el partido, lo que conllevará la inestabilidad al gobierno municipal bipartito.

La reunión se volverá a repetir este miércoles, pero los dos partidos no quieren hacer comentarios hasta cerrar un acuerdo que, inevitablemente, deberá abordar, más antes que tarde, si habrá alternancia o no. Por respeto a la ciudadanía.