Piropos poéticos
Historia del Partido Comunista, por Juan Francisco Arenas de Soria

Capítulo XXXI: 'La caída de 1970 en Granada'

Política - Juan Francisco Arenas de Soria - Viernes, 4 de Febrero de 2022
Un episodio trascendental centra el nuevo capítulo de la excepcional serie sobre la historia del PC que, en su centenario, nos ofrece Juan Francisco Arenas de Soria.
Pintada en recuerdo de Julián Grimau, asesinado en 1963.
Archivo Histórico del PCE (AHPCE)
Pintada en recuerdo de Julián Grimau, asesinado en 1963.
'Jugabas entre muerte.

Creías que los muertos

eran objetos rotos

que alguien había tirado en las aceras.

Eras la vida pura

que lo ignoraba todo (…)'

Ángel González,“Fragmentos”
¡¡Policía Armada!! ¡¡Abran la puerta!!

Se oyó un fuerte estruendo, el de una puerta hecha “añicos” de un tremendo golpe.

¡¡Todos quietos!! ¡No te muevas que te pego un tiro! Que nadie haga tonterías. Francisco Portillo Villena, queda arrestado por su pertenencia al Partido Comunista

Y mientras el detenido era sacado de su domicilio para ser trasladado en un furgón policial, se oía el ruido de vasos, platos, cuadros… estrellándose contra el suelo en el inicio del registro.

Era la Nochebuena de 1970, Paco Portillo, Secretario del PCE granadino era arrestado en su domicilio por la Brigada Político Social (BPS)

Era la Nochebuena de 1970, Paco Portillo, Secretario del PCE granadino era arrestado en su domicilio por la Brigada Político Social (BPS). Un arresto que era consecuencia de la información obtenida por la policía política en los interrogatorios -con palizas y torturas- que se realizaron a los comunistas detenidos en Jaén, algunos de los cuales, habían estado en el domicilio de Portillo en el intercambio de información, materiales… que este realizaba con la estructura jiennese mandatado por la dirección andaluza del PCE[1]

La férrea presión de la BPS sobre las organizaciones clandestinas de resistencia al franquismo aumentó de manera considerable tras los sucesos de la Huelga de la Construcción de julio de ese mismo año. El Régimen, construido en torno al “guerracivilismo” y el liderazgo omnipresente del general Franco, estaba tocado ante la débil salud del dictador, que hacía atisbar en un horizonte no demasiado lejano el final de sus días. La situación provocada por los disturbios de la huelga y la profunda conmoción social que habían producido los asesinatos de los obreros granadinos tienen como respuesta una violenta reacción que pretende borrar del mapa cualquier vestigio de disidencia con el Régimen. Es por ello que el arresto de Portillo en Granada abría la puerta a una organización, que reconstruida cuidadosamente desde 1963, había adquirido una destacada consistencia y actividad en la provincia.

Paco Portillo, Secretario del PCE granadino.- Cedida por el fotógrafo José Garrido

No podemos olvidar en modo alguno elementos clave para comprender la virulencia desatada por la dictadura, como el hecho de que en diciembre de 1970 se estaba celebrando el proceso de Burgos contra militantes de ETA, habiéndose declarado el 4 de diciembre el Estado de Excepción en Guipúzcoa[2], que se ampliaba al resto del territorio español mediante otro decreto ley[3] el día 14 del mismo mes, lo que suponía la supresión del artículo 18 del Fuero de los Españoles:

Artículo 18. Ningún español podrá ser detenido sino en los casos y en la forma que prescriben las Leyes. En el plazo de setenta y dos horas todo detenido será puesto en libertad o entregado a la Autoridad judicial”.

 Fuero de los Españoles[4]

Y no es que la supuesta legalidad del franquismo garantizara derecho alguno, muy especialmente si conformaban el bloque de los vencidos/opositores, sino que esta medida era un claro aviso a navegantes de que se “abría la veda” y dejaba de haber limitación a la violencia extrema, monopolio de la autoridad gubernativa[5].

“…Los detenidos durante el Estado de Excepción quedaban en la más absoluta indefensión y estaban a merced de la brutalidad y arbitrariedad no sólo de la policía, sino del propio aparato represor del régimen, desde los gobiernos civiles hasta los tribunales de orden público. Cualquier español podía ser detenido sin orden judicial, en cualquier momento y sin ninguna garantía jurídica. Durante todo el tiempo en que durara el Estado de Excepción la BPS podía torturar, impunemente, a sus detenidos en las comisarías que se convertían, entonces, en las fortalezas del terror…”[6]

Más de 40 personas detenidas, suponía un duro golpe para la estructura de la organización comunista, mientras una parte importante de la estructura organizativa huye buscando refugio fuera de Granada

Desde principios del mes de diciembre y con la cobertura del Estado de Excepción había comenzado una fuerte presión sobre el movimiento estudiantil, produciéndose numerosas detenciones. La violencia y el miedo son las armas que el aparato represor utiliza para obtener información de las personas detenidas. Los jóvenes estudiantes no delatarán a Portillo, como apuntamos anteriormente, su caída viene ligada a la de la estructura organizativa jiennense[7]. En el minucioso registro de la vivienda de Paco Portillo aparecerá un organigrama del PCE granadino, lo que pone sobre la pista a la políticosocial. Comienzan los arrestos, los encarcelamientos en las comisarías de la capital y los interminables interrogatorios, palizas y torturas por parte de la políticosocial que a fuerza de amenazas, golpes y violencia psicológica consiguen pequeñas cantidades de información que van provocando nuevos arrestos… y vuelta a empezar. Más de 40 personas detenidas, suponía un duro golpe para la estructura de la organización comunista, mientras una parte importante de la estructura organizativa huye buscando refugio fuera de Granada.

Extraído del programa de la Candidatura Granadina de Trabajadores-. Archivo Familiar Antonio Ruiz Valdivia

La violencia que se desata contra los detenidos queda patente con este testimonio que realizará Paco Portillo, el cual sufrirá durante días las torturas de la políticosocial:

“…Eran dos los torturadores. Uno de ellos, en un ataque de rabia cogió uno de mis zapatos y empezó a darme con todas sus fuerzas taconazos en la cabeza…”[8]

Crueldad física pero también psicológica con largos aislamientos, amenazas y detenciones de familiares… lo que conseguirá que muchos de los detenidos se derrumben ante los interrogatorios, lo que hace que vayan cayendo nuevos miembros de la organización. Así van siendo detenidos Emilio Cervilla Alonso, Emilio Cervilla Ruíz, José Ríos Rodríguez, Antonio Ruiz Valdivia, Cándido Capilla Gómez, José Cid de la Rosa, Manuel Lahoz León, Francisco Cantero Vera[9]… a los que se sumará la llegada de Ernesto Caballero desde Córdoba.

Los días en los calabozos entre interrogatorios, palizas, torturas, aislamiento… se hacen muy largos

Los días en los calabozos entre interrogatorios, palizas, torturas, aislamiento… se hacen muy largos. Paulatinamente irán pasando a las dependencias penitenciarias de la Prisión Provincial de Granada, aunque algunos detenidos pasarán casi un mes antes de ingresar en el recinto carcelario.

Juzgado de 1ª Instancia número 1 de Granada decreta la entrada en prisión de Antonio Ruíz Valdivia-. 22/01/1971

En prisión se organizan para mantener cierta actividad que les ayude a pasar los interminables días, a compartir de forma solidaria lo que las familias les hacen llegar, formación política, debate… una organización a la que se suman sus familias desde el exterior para reivindicar su liberación y hacer lo más llevadera posible su privación de libertad:

“…el testimonio de la granadina Antonia Torres Valenzuela, compañera del dirigente del PCE granadino Antonio Ruíz Valdivia, nos aproxima a nuestra realidad más cercana, muy similar a lo que se vive en otras zonas del país, contándonos cómo las mujeres de los presos del Partido se organizan para llevarles la comida diariamente, como consiguen introducir una radio en la prisión provincial de Granada dentro de una gran olla de potaje, para que los presos no pierdan su contacto con la realidad; cómo intentan ser recibidas por el Gobernador Civil, que se negaría, consiguiendo posteriormente una entrevista con el Arzobispo, en un intento de articular una mediación ante la falta de información y garantías para los presos…”[10]

En el verano de 1971 sólo permanecían encarcelados Emilio Cervilla Alonso, Manuel Castro Castellano y Ernesto Caballero, ya que eran reincidentes con otras detenciones a sus espaldas. Los sumarios 21/71, 418/70, 453/70 y 1006/71 recogen las acusaciones que se realizarán contra 31 de los detenidos a cargo del Tribunal del Orden Público (TOP) por delitos de terrorismo, asociación ilícita y propaganda ilegal, aunque el juicio no llegaría a celebrarse[11].

“AL TRIBUNAL DE ORDEN PÚBLICO. El Fiscal (…) contra ANTONIO ARAGÓN ORELLANA y 32 más, interesa la apertura del juicio oral (…)”

Fuente: Acusación de la Fiscalía. Sumario 21/71

Otros granadinos, hasta más de un centenar, sí serían juzgados por el TOP como Encarna Cervilla Ruiz, Manuel Sánchez Díaz, Jesús Carreño Tenorio, José Guardia Rodríguez… del PCE y también de otras organizaciones políticas o estudiantiles, como Arturo González Arcas[12].

El historiador Alfonso Martínez Foronda afirmará:

“…Uno a veces se pregunta de qué pasta estaban hechos y hasta qué punto sus firmes convicciones les llevaban a seguir luchando, una y otra vez, aún a sabiendas que volverían a dar con sus huesos en las comisarías y en las cárceles…”[13]

Fuentes archivísticas:

  • Archivo Histórico del Partido Comunista de España (AHPCE)
  • BOE

Bibliografía:

  • MARTÍNEZ FORONDA, Alfonso, La lucha del movimiento obrero en Granada, Granada, Fundación de Estudios Sindicales, 2012
  • MARTÍNEZ FORONDA, Alfonso (Coor.) et alii, La resistencia andaluza ante el Tribunal de Orden Público en Andalucía (1963-1976), Córdoba, Fundación de Estudios Sindicales de CC.OO., 2014
  • MELLADO MORALES, Juan de Dios, Crónica de un sueño. Memoria de la transición democrática en Granada 1973-1983, Málaga, Comunicación y Turismo S.L., 2002

Artículos:

Testimonios:

  • Entrevista a Antonio Ruiz Valdivia

Notas bibliográficas:

_________________________________________________________________

  • [1] Entrevista a Antonio Ruiz Valdivia
  • [2]BOE. núm. 291, de 5 de diciembre de 1970, páginas 19830 a 19831. Decreto-ley 14/1970, de 4 de diciembre, por el que se declara el estado de excepción en la provincia de Guipúzcoa.
  • [3] BOE núm.299, de 15 de diciembre de 1970, páginas 20287 a 20288 . Decreto-ley 15/1970 de 14 de diciembre, por el que se suspende en todo el territorio nacional, y por el plazo de seis meses, la vigencia del artículo 18 del Fuero de los Españoles
  • [4] BOE núm.199, de 18 de julio de 1945 Fuero de los Españoles
  • [5] IBAÑES SALAS, José Luis, “Los estados de excepción bajo el franquismo: aquellos toques de queda”, en diario digital nuevatribuna.es, 30/10/2020
  • [6] MARTÍNEZ FORONDA, Alfonso, La lucha del movimiento obrero en Granada, Granada, Fundación de Estudios Sindicales, 2012 p.231
  • [7] MARTÍNEZ FORONDA, Alfonso (2012), pp.231-234
  • [8] MELLADO MORALES, Juan de Dios, Crónica de un sueño. Memoria de la transición democrática en Granada 1973-1983, Málaga, Comunicación y Turismo S.L., 2002, p.27
  • [9] MARTÍNEZ FORONDA, Alfonso (2012). En este magnífico estudio se puede encontrar de forma detallada las personas que desde diciembre de 1970 caen en manos de la políticosocial.
  • [10] ARENAS DE SORIA, Juan Francisco, “La memoria y las mujeres comunistas (III: la conquista de los derechos”, en el diario digital El Independiente de Granada, 22/10/2021
  • [11] MARTÍNEZ FORONDA, Alfonso (2012), pp.266-268
  • [12] MARTÍNEZ FORONDA, Alfonso (Coor.) et alii, La resistencia andaluza ante el Tribunal de Orden Público en Andalucía (1963-1976), Córdoba, Fundación de Estudios Sindicales de CC.OO., 2014, p.291 y 301
  • [13] MARTÍNEZ FORONDA, Alfonso (2012), p.258-259

_________________________________________________________________

 
Juan Francisco Arenas de Soria es profesor de Geografía e Historia y miembro de la Asociación Granadina Verdad Justicia y Reparación.

_________________________________________________________________

Si no tuviste la oportunidad de leer o quieres volver a hacerlo, te ofrecemos la presentación de la serie que, cada viernes, Juan Francisco Arenas de Soria nos ofrecerá semanalmente sobre la historia del Partido Comunista que, en noviembre, cumplirá 'cien años al servicio de la clase trabajadora', con la intención de que los artículos 'nos aproximen a la realidad de un movimiento social clave para entender nuestro país, su lucha por la democracia y la libertad en contextos realmente complejos, y eso sí, siempre desde una perspectiva granadina":