Piropos poéticos

"¡Qué pena de mi hermanico, tan bueno siempre para su familia!"

Blog - Foro de la Memoria - María Andrade - Sábado, 11 de Diciembre de 2021
Antonio Heredia Heredia fue detenido por los golpistas en el verano de 1936. Su familia nunca volvió a saber nada de él. 85 años después, su hermana, centenaria, y su sobrina mantienen un anhelo: por su honor, saber dónde están sus restos para enterrarlos dignamente. Contamos su historia, rescatada por la vocal de Familias de la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica, Silvia González Alcalde.
María Heredia y su hija Mari Carmen.
AGRMH
María Heredia y su hija Mari Carmen.

La historia de Antonio Heredia Heredia ve la luz gracias al trabajo de Silvia González Alcalde, vocal de Familias de la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica (AGRMH) y el deseo de localizar sus restos que tiene la familia de aquel joven desaparecido en 1936 tras su detención.

Es un ejemplo más del trabajo que desempeñan las asociaciones memorialistas, que acompañan a las familias de víctimas del franquismo en su búsqueda, dedican jornadas y jornadas a indagar en archivos y publicaciones y recaban testimonios muy valiosos, como el que centra este reportaje del Foro de la Memoria. Es el de María Heredia Heredia, centenaria, la hermana de Antonio. Sus recuerdos, que repasa en la conversación con Silvia González, son clave para la recuperación de la Memoria Democrática. Para que nunca se olvide. Para que nunca se repita.

Antonio Heredia Heredia en un retrato que conserva su familia. cedido por la familia

Antonio Heredia Heredia desapareció con 23 años después de ser detenido por un guardia civil y un falangista en la casa familiar, en la Placeta de Cruz de Arqueros número 20. Ocurrió entre julio y agosto de 1936, en los primeros días tras el golpe. Su madre buscó en la cárcel y en cementerios, "en toda Granada", pero del joven Antonio no quedó rastro. No figura en ningún listado ni Registro y son los recuerdos de su hermana María, centenaria, los que mantienen viva su memoria.

María Heredia Heredia cumplirá 103 años el próximo febrero. Sigue recordando aquel momento. Los hombres que fueron a su casa llevaban también "a otro chiquillo detenido". Así lo explica en la conversación que mantuvo recientemente con la vocal de Familias de la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica. Un recuerdo al que suma las lágrimas de su madre, que rezaba a San Antonio, del que era devota, para que no mataran a su hijo.

La familia era de Albuñol. En el pueblo, según explica María, vivían "bien". Tenían cabras, vendían leche... Pero el padre marchó a Argentina -un destino del que ya nunca regresó- y la madre, sola con sus cinco hijos, terminó trasladándose a Granada para tratar de salir de la pobreza. Pese a las dificultades, todos pudieron ir al colegio. En el caso de esta mujer centenaria, que recuerda también con mucha alegría los días que pasó en La Colonia, en Almuñécar, veintitantos, en el AVE María. 

"No teníamos padre, ese era el padre de todos. Era un niño muy bueno"

Asumió Antonio Heredia, que era el mayor, el papel de padre. "No teníamos padre, ese era el padre de todos", según relata su hermana María. El joven trabajó de albañil y de betunero. Era afiliado a la CNT. "Se apuntó -agrega María- para que le dieran trabajo". Era "un niño muy bueno".

Lo repite mucho María, como explica a El Independiente de Granada Mari Carmen, su hija. Ha escuchado muchas veces a su madre decirlo: "¡Qué pena de mi hermanico, tan bueno siempre para su familia!". Y otras palabras que conmueven: "Cuando mataron a Federico, a él también se lo llevaron". Y cuando eso ocurrió, cuando se llevaron al joven Antonio Heredia Heredia, en el marco de la terrible represión que sufrió todo el Albaicín, su madre no paraba de llorar. "Eso sí lo he 'sentío' siempre". 

Retrato que María Heredia conserva de su hermano Antonio.

Ha sido Mari Carmen quien se ha decidido a dar pasos para tratar de dignificar la memoria de su tío. En su casa, de niña, no se hablaba de lo ocurrido. Ella y sus primos eran muy niños para entender lo que había ocurrido. Ahora ha tocado las puertas de la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica de una manera hermosa. Vio en televisión un reportaje sobre las exhumaciones de las fosas de víctimas del franquismo en Víznar y se decidió a intentarlo. "No sabía a dónde dirigirme", afirma. Así lo comentó con una de las monitoras de los talleres a los que acude y fue ella, Antonia, quien se puso en contacto con la asociación. Así se han enlazado los eslabones de esta cadena de memoria.

De ese cruce de caminos entre la familia y la asociación memorialista ya hay algunos frutos, muy pequeños, pero de un gran significado. Por ejemplo, que en el censo de Granada del año 1932 confirma la dirección en la que residían. Figura la madre, María Heredia Cortés, de 39 años, con residencia en Cruz de Arqueros número 20.

También se ha localizado una mención en prensa a un accidente laboral que sufrió el joven. Cuenta la prensa de la época que Antonio Heredia Heredia, con 19 años en ese momento, sufrió un accidente trabajando como albañil. Sufrió una contusión en la mano derecha y fue asistido en el Hospital Provincial. 

Hay otra referencia, localizada igualmente a través del trabajo de la AGRMH. Se trata del requerimiento de la Policía Local -en 1934- para que acudiera al llamamiento de quintos. 

La desaparición de Antonio fue otro duro golpe para la familia. Su madre tuvo que pedir, los hijos comían en el Auxilio Social. "Mi madre sufrió muchísimo", relataba María en su entrevista con la vocal de Familias de la AGRMH. Y todo ello sin haber logrado obtener información sobre el paradero del joven. Llegaron a contar con una especie de salvoconducto firmado por el propietario de la casa en la que trabajaba para intentarlo, pero no sirvió para nada. 

"Estuvimos en el cuartel general de Pelayo mi madre y yo", indica al respecto María en su entrevista con la AGRMH, que recuerda que Mariano Pelayo Navarro fue el guardia civil responsable de los servicios secretos en Andalucía Oriental. No sirvió de nada. 

De este contacto entre la familia Heredia y Memoria Histórica Mari Carmen ya sabe que es "muy difícil encontrarlo". Pero admite que para ella sería "una satisfacción muy grande" localizar dónde pudieran estar los restos de su tío, para enterrarlos dignamente. "Por el honor de él". 

______________________________________________________________________

Este es un espacio para el recuerdo y el homenaje a las víctimas del franquismo.

Para que nunca se olvide. Para que nunca se repita.

En colaboración con    y las asociaciones memorialistas de la provincia de Granada. 

______________________________________________________________________

Puedes leer aquí los reportajes de la nueva temporada del Foro de la Memoria:

Si no tuviste oportunidad o quieres volver a leerlos, estos son los reportajes de la segunda temporada del Foro de la Memoria:

Puedes consultar también los reportajes de la primera temporada del Foro de la Memoria en los siguientes enlaces:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imagen de María Andrade

Periodista de carrera, -titulada en Ciencias de la Información por la Universidad de Sevilla-, y trayectoria, ha trabajado en Andalucía en todas las áreas del Periodismo: agencias de noticias, prensa, radio, televisión y gabinete de prensa. Comenzó su trayectoria profesional como redactora en prácticas en la radio, en RNE, posteriormente en Antena 3 y la SER; en la Agencia Efe, fue redactora en Málaga y Granada; en televisión trabajó para Tele 5 y, en prensa, en el Diario de la Costa del Sol, La Opinión de Málaga y Granada Hoy, en este último como jefa de la sección de Local desde su creación. Después, dirigió el Gabinete de Prensa de la Consejería de Educación de Andalucía durante cinco años.

https://twitter.com/mandrabe @mandrabe