Piropos poéticos

Recuperados de la fosa de Nigüelas los restos de 20 víctimas del franquismo

Blog - Foro de la Memoria - Paco Vigueras - Sábado, 7 de Mayo de 2022
En dos campañas de excavación, el equipo ArqueoAntro ha recuperado de esta fosa los restos de 20 víctimas en total, algunas, muy jóvenes, con edades de 14 a 18 años, varias con un tiro en el cráneo y otra con las manos atadas. Paco Vigueras, periodista y portavoz de la Asociación Granadina Verdad, Justicia y Reparación, firma este reportaje que detalla el excelente trabajo en la fosa y la historia de algunas de las víctimas.
El equipo ArqueoAntro ha encontrado doce nuevas víctimas de la represión franquista en la fosa de Nigüelas.
REPORTAJE GRÁFICO: ArqueoAntro
El equipo ArqueoAntro ha encontrado doce nuevas víctimas de la represión franquista en la fosa de Nigüelas.
El equipo ArqueoAntro, dirigido por el arqueólogo Miguel Mezquida y el antropólogo Javier Iglesias, ha recuperado 12 cuerpos más de la fosa común del cementerio de Nigüelas, tras diez días de intensa excavación. Empezaron a excavar el pasado mes de junio, cuando encontraron 8 cuerpos, pero tuvieron que detener la búsqueda por falta de presupuesto. Ahora, han podido abrir la fosa completa y han encontrado 12 cuerpos más. En total, 20 víctimas exhumadas, en una campaña de excavación que ha sido posible, gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Nigüelas y a una subvención de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

Hemos tenido la suerte -dice el arqueólogo Miguel Mezquida- de que la fosa estuviera a un metro de un bloque de nichos, pues si este bloque lo hubieran construido encima, habría sido imposible recuperar a las víctimas. La investigación previa del historiador Alfredo Ortega ha sido fundamental para lograr este éxito, añade Mezquida, pues no había constancia de los fusilamientos en el archivo municipal y la excavación se ha basado en los testimonios orales recogidos por Ortega entre los familiares de las víctimas, al menos una de Nigüelas, otra de Albuñuelas y el resto procedentes de otros municipios de la provincia.

Miguel Mezquida, director arqueológico del equipo ArqueoAntro, en la fosa de Nigüelas.

Alpargatas y un diente de oro

El antropólogo Javier Iglesias nos describe la imagen espeluznante que ocultaba la tierra. Tras excavar una zanja de metro y medio de profundidad, descubrieron el terror: “todas las víctimas muestran signos de violencia, algunas tienen un impacto de proyectil en la cráneo e incluso una está maniatada”. Hemos encontrado dos cuerpos muy jóvenes, de unos 18 años, y otro con una herida mortal en el tórax, aunque estas macabras observaciones tenemos que confirmarlas en el laboratorio”. Parece que la mayoría de las víctimas eran campesinas, de familias humildes, pues llevaban alpargatas de esparto. Sin embargo, uno de los cráneos tiene una prótesis dental de oro, que podría corresponder a alguien con mayor estatus social.

Una vez abierta la fosa y encontrados los 12 cuerpos, Javier Iglesias llamó a la guardia civil. Se presentaron dos agentes, pero no llamaron al médico forense ni abrieron diligencias. Quedaron a la espera de recibir el informe de ArqueoAntro para enviarlo al Juzgado

Una vez abierta la fosa y encontrados los 12 cuerpos, Javier Iglesias llamó a la guardia civil. Se presentaron dos agentes, pero no llamaron al médico forense ni abrieron diligencias. Quedaron a la espera de recibir el informe de ArqueoAntro para enviarlo al Juzgado. El antropólogo cree que, como ha pasado con otras fosas, el juez acabará  archivando el caso. Todo parece indicar que la Justicia elude investigar presuntos crímenes de la represión franquista.

Javier Iglesias nos explica que, una vez acabado el trabajo de exhumación, que es el más visible, los restos óseos tienen que ser analizados en el laboratorio, donde los expertos realizarán la identificación genética, que es un proceso muy lento: “Tengamos en cuenta que el Banco de ADN de Andalucía no da abasto y, por ejemplo, los cuerpos que conseguimos exhumar el año pasado, todavía no han sido analizados. Digamos que hay lista de espera”. Por eso pide paciencia a los familiares de las víctimas. Familias muy emocionadas que se han acercado a la fosa, ante la expectativa de recuperar los restos de sus seres queridos, cuando ya no albergaban ninguna esperanza, pues están desaparecidos desde el año 1936, cuando se produjo la primera represión en caliente, provocada por el golpe militar.

Tras excavar una zanja de metro y medio de profundidad, descubrieron el terror: “Todas las víctimas muestran signos de violencia, algunas tienen un impacto de proyectil en la cráneo e incluso una está maniatada”.

Es el caso de la familia de Ángel Matarán, que busca desde hace 85 años al maestro de Alhendín y a su hijo de 19, el joven Alfonso. Ellos podrían ser dos de los cuerpos exhumados, aunque están pendientes de la identificación genética para confirmarlo. Alfonso Matarán, uno de los nietos del maestro que ha visitado la fosa, nos dice: “Siento una tristeza enorme por la terrible tragedia. Es imperdonable lo que pasó, pues los asesinaron a sangre fría y los tiraron como perros a la fosa común. Llevan demasiados años bajo tierra, sin que sus hijos y nietos supiéramos nada de ellos y sin poder hacer nada. Nos negaron el derecho al duelo familiar”. Alfonso se siente frustrado: “Y es que, desde el año 1978, hay democracia en este país, pero la represión franquista ha sido un tema tabú durante muchos años. Ahora se está recuperando la memoria histórica con una lentitud tremenda y eso también me causa mucha tristeza”.

Olga, Alfonso y Ricardo, nietos del maestro Ángel Matarán, durante su visita a la fosa común de Nigüelas.

"Seguramente, haremos un homenaje y enterraremos al abuelo en el cementerio de Granada, junto a su mujer, la maestra Justa de Vicente, que también fue depurada. Y con ellos, a su hijo Alfonso Matarán. Pero todo esto tendrá que decidirlo la familia”

Y Ricardo Matarán, otro nieto del maestro de Alhendín, también se ha acercado a la fosa y vive este momento con la esperanza de que puedan aparecer los restos de su abuelo Ángel y de su tío Alfonso: “No sabemos nada seguro. Esperamos los resultados de ADN que serán definitivos. En caso de confirmarse, nos reuniremos la familia para decidir qué hacer con los restos. Seguramente, haremos un homenaje y enterraremos al abuelo en el cementerio de Granada, junto a su mujer, la maestra Justa de Vicente, que también fue depurada. Y con ellos, a su hijo Alfonso Matarán. Pero todo esto tendrá que decidirlo la familia”.

El maestro fusilado por quitar los crucifijos de la escuela

El maestro Ángel Matarán fue fusilado, junto a su hijo Alfonso, el 13 de agosto de 1936, acusado por los franquistas de mantener una actitud antirreligiosa. Así informó el diario Ideal del incidente producido en Alhendín, durante una fiesta religiosa: “Se ha celebrado una misa al final de la cual ha salido una procesión con la imagen de Nuestro Padre Jesús de la Espiración. Asistió el pueblo en masa”.

“Al pasar frente a las escuelas, se observó que el maestro don Ángel Matarán cerraba los balcones de su clase, como si quisiera significar ante los niños un gesto contra el acto religioso. Esto produjo gran indignación en quienes le observaron, y al finalizar la procesión se comentaba en grupos, que fueron creciendo hasta tomar el aspecto de un verdadero motín, en el que participaban casi todas las personas presentes en el pueblo”. 

El maestro también fue acusado de retirar los crucifijos de su escuela, tal y como ordenaba una circular del Ministerio de Instrucción Pública para conseguir una enseñanza laica

El maestro también fue acusado de retirar los crucifijos de su escuela, tal y como ordenaba una circular del Ministerio de Instrucción Pública para conseguir una enseñanza laica. Durante una misa, el párroco de Alhendín lanzó una soflama contra Ángel Matarán, provocando la reacción violenta de los vecinos ultracatólicos, que asaltaron la escuela, según informó Ideal: “La multitud se dirigió hacia las escuelas, puso en ellas los crucifijos y expulsó de su clase al señor Matarán, que hubo de salir corriendo, perseguido por los chicos, algunos de los cuales le arrojaban piedras. La Guardia Civil del puesto de Alhendín intervino rápidamente, y aunque no pudo llegar a tiempo de evitar las manifestaciones de hostilidad contra el maestro, logró restablecer la calma. Ésta es ya completa a la hora de telefonear”

Ángel Matarán tenía 49 años y su hijo Alfonso apenas contaba 19, cuando fueron fusilados. A partir de ese momento, esta familia de maestros tuvo que esconderse en el Albaicín y la madre, Justa de Vicente, que también era maestra, fue apartada de la enseñanza, acusada de ser viuda de un “maestro rojo”. Gran parte de la familia acabó exiliándose en Argentina, pues no soportaba el ambiente de represión y miseria que había en Granada.

Buscando la fosa del 47

La fosa que acaban de exhumar no es la única que hay en el cementerio de Nigüelas. De hecho, el equipo de ArqueoAntro llegó el año pasado a este municipio granadino buscando una fosa del año 1947, se pusieron a excavar  y encontraron otra del 36, que es la que acaban de exhumar. La fosa del 47, todavía no la han localizada, pues los testimonios orales son confusos e indican distintos lugares. Los arqueólogos están dispuestos a seguir buscándola, pero han vuelto a quedarse sin presupuesto y esta fosa tendrá que esperar hasta la próxima campaña, cuando reciban otra subvención. Y es que, como dice el arqueólogo Miguel Mezquida: “el presupuesto para exhumar a las víctimas del franquismo nos llega con cuenta gotas”.

La mayoría de las víctimas son de origen campesino. En cambio, en esta víctima podemos apreciar una prótesis dental de oro, que puede ser indicativo de mayor estatus social.

La conocida como fosa del 47 también ha sido documentada por Alfredo Ortega, que está en contacto con los familiares de 5 de las 6 personas que calcula están enterradas en esta fosa. Son víctimas de la postguerra, procedentes de pueblos de la Alpujarra, como Órgiva, Soportújar o Carataunas, que fueron trasladadas al río Torrente, próximo a Nigüelas, y fusiladas”.

En esta ocasión, el régimen franquista abrió un expediente para justificar el crimen, que decía así: “El capitán de la Guardia Civil , Rafael Caballero Ocaña, a las 23 horas del día 5 de octubre, tuvo noticias de la aparición de un grupo de guerrilleros en la Sierra de Dúrcal que marchaba con dirección a la Sierra de Lanjarón. Con esta información, marchó el citado oficial con la Fuerza a sus órdenes al río Torrente, lugar estratégico, oculto y de paso obligado de una a otra sierra, desplegando en los márgenes de dicho río grupos de guardias, de forma que quedaron taponados todos los pasos”.

El servicio de emboscada se mantuvo hasta que, a las 5:30 horas del día siguiente, vio acercarse varias siluetas de hombres… cuando les tuvo a pequeña distancia y vio que se trataba de hombres armados, le fue dada la voz del alto a la Guardia Civil, a lo que contestaron con varios disparos de escopeta. Repeliendo la agresión seguidamente; cayendo dos de los bandoleros a los primeros disparos, emprendiendo los restantes la huida y siendo seguidos por la Fuerza. Resultando cuatro más muertos y logrando desaparecer dos  más”.

El historiador Alfredo Ortega ha investigado el caso y cuestiona esta versión oficial, que considera un montaje de la Guardia Civil. Según el testimonio de cinco familiares de las víctimas, los vecinos fusilados en el Río Torrente no eran guerrilleros, ni fueron detenidos en la Sierra. Los guardias hicieron una redada por la noche, los detuvieron en sus casas y los trasladaron al Río Torrente, donde fueron ejecutados de forma extrajudicial. Más tarde, pusieron armas junto a los cadáveres para hacer creer que eran guerrilleros. “Por tanto -afirma Ortega-, el enfrentamiento de la Guardia Civil con la guerrilla nunca existió, fue un simulacro”.

Paco Vigueras es periodista y portavoz de la Asociación Granadina Verdad, Justicia y Reparación.

_________________________________________________________________

Este es un espacio para el recuerdo y el homenaje a las víctimas del franquismo.



Para que nunca se olvide. Para que nunca se repita.



En colaboración con    y las asociaciones memorialistas de la provincia de Granada. 

_________________________________________________________________

Si no tuviste oportunidad o quieres volver a leerlos, puedes leer aquí los reportajes de la tercera temporrada del Foro de la Memoria:

Si no tuviste oportunidad o quieres volver a leerlos, estos son los reportajes de la segunda temporada del Foro de la Memoria:

Puedes consultar también los reportajes de la primera temporada del Foro de la Memoria en los siguientes enlaces:

 

 

 

Imagen de Paco Vigueras

Periodista, biógrafo de Constantino Ruiz Carnero y portavoz de la Asociación Granadina Verdad Justicia y Reparación.