El Patronato Provincial de Turismo de Granada, en Fitur 2022

La familia del 'maestro Piñar' de Lanjarón y el rastro del dolor

Blog - Foro de la Memoria - María Andrade - Sábado, 25 de Diciembre de 2021
Recuperamos la trágica historia de José Lozano Piñar, conocido como el 'maestro Piñar', y de su familia, con la ayuda de su bisnieto, Francisco Luis Álvarez. Para que nunca se olvide. Para que nunca se repita.
Memorial a las víctimas del franquismo donde se ve los nombres de Blanca Lozano Villaverde.
IndeGranada
Memorial a las víctimas del franquismo donde se ve los nombres de Blanca Lozano Villaverde.

"(...) Cuando miro a la parte de mi familia destrozada por la Guerra, en mi árbol genealógico hay una rama donde solo quedan mujeres con dolor: María Villaverde, la bisabuela; Paca la Paloma, la abuela; y Antonia Lozano, la madre (...)".

Así lo dejó escrito Francisco Luis Álvarez Lozano, en el prólogo del libro "Muerte, dolor, silencio. Lanjarón 1931-1945", escrito por Maribel Brenes, Andrés Fernández y Eusebio Rodríguez. Dolor inmenso por el asesinato, a manos franquistas, que golpeó a tres generaciones de su familia; dolor sobrellevado con coraje por esas mujeres que tuvieron que seguir adelante, en silencio.

El 'maestro Piñar' era un hombre religioso, reconocido letrista del carnaval y con mucho humor

Francisco Luis es nieto de José Lozano Piñar, que era conocido en Lanjarón como 'maestro Piñar', por su taller de carpintería. Un hombre, recuerda en una conversación con El Independiente de Granada, "de una religiosidad extrema". Él levantó una ermita, la del Tajo de la Cruz, por una promesa religiosa. Un hombre que disfrutaba, en las tardes de verano, sacando a la placeta de Lagrás un viejo tocadiscos de cuerda para que sonaran sus discos de pizarra, de zarzuela, para deleite del vecindario. Reconocido letrista de carnaval y con mucho humor. 

Francisco Luis Álvarez Lozano, el pasado julio, en el acto en memoria de las víctimas del franquismo celebrado en las tapias del cementerio de Granada. Francisco Luis habló en nombre de las familias y recordó la trágica historia que tiñó de luto a los suyos a partir del verano del 36, tras el golpe de estado de los franquistas. Foto: Asociación Granadina Verdad, Justicia y Reparación

Casado con María Villaverde Gutiérrez, la pareja tenía cuatro hijos: Francisca, José, Blanca y Antonio. Su yerno, Francisco Gálvez Peralta, casado con su hija Blanca, fue alcalde -socialista- del municipio, el último alcalde republicano de Lanjarón. Los franquistas se ensañaron con la familia. 

El alcalde fue detenido con uno de sus hijos y fusilados en las tapias del cementerio de Granada. Después Blanca, encarcelada y fusilada tras superar un problema de salud. El compromiso político de ambos los puso en la cruel diana franquista. A ellos y a sus hijos.

Cómo se puede asesinar a un joven de 14 años y hacerlo a cuchilladas, se pregunta Francisco Luis Álvarez

Porque la ignominia sería mucho mayor. Uno de sus hijos, César, de solo 14 años, fue salvajemente asesinado a cuchilladas, en una calle de Lanjarón, por falangistas. Cómo se puede asesinar a un joven de 14 años y hacerlo de una manera tan vil, se pregunta Francisco Luis Álvarez mientras rememora la trágica historia de su familia. De los hijos del alcalde y Blanca, solo sobrevivió Pepito, de 7 años, sordo.  

Francisco Gálvez Peralta, último alcalde republicano de Lanjarón, fue asesinado por los golpistas en agosto de 1936.

El bisabuelo -el 'maestro Piñar- buscó refugio en Granada, en casa de una familia amiga, que los acogió y protegió. Iba cada día a la prisión para tratar de ver a su hija Blanca desde una tapia. Para entonces ya sabía que su yerno y uno de sus nietos ya habían sido asesinados. "Pero los asesinos no descansan", recordaba en el prólogo del citado libro Francisco Luis. Así, aún en su refugio, otro de sus hijos, Antonio, fue  detenido y lo trasladaron a Granada, donde finalmente también sería detenido el maestro Piñar. A todo el dolor que ya había sufrido, se le uniría ver morir asesinado, junto a él, a su hijo Antonio. 

"Todos tenemos nuestra parte de historia, nuestra cuota de dolor, cuando agarro los 4 folios donde, en formal orden alfabético, figuran los nombres de 131 víctimas de la guerra, digo cuando los tengo en mis manos intento ser consciente de tanto daño repartido entre las gentes de mi pueblo, entre tantas familias, en esos momentos de dolor colectivo que se instala en las entrañas y muchas veces acaba en llanto. Esa lista, esa maldita lista contiene a tantos jóvenes, de 17, 18, 19, 20 años, a tantos sueños truncados, a tantas familias destrozadas. Ese día que JS me entregó el trabajo de tantos años, donde en pequeñas fichas iban anotados el nombre y apellidos, el apodo el domicilio y la relación familiar en la actualidad, y comencé a transcribir los datos, ese día digo, fui consciente del dolor que acompaña a tantos y tantos en este pueblo, muchos ya no están con nosotros, otros siguen con esa carga. Esta labor y su disposición merecen todo nuestro agradecimiento.

Por ejemplo, cuando llego al número 75 de la lista y leo:

- Lozano Piñar José, AP, maestro Piñar, lo denunció el cura Barea. Suegro del alcalde. Padre de Blanca y Antonio.

O los números 77 y 78:

- Lozano Villaverde Antonio, marido de Paca Caba. Hermano de Blanca. Su hija vive en Placeta Lagrás.

- Lozano Villaverde Blanca. Esposa del alcalde socialista. Está en Granada, Víznar. Figura en el libro de Lorca.

Pero el número 28 es el de la lotería de Babilonia:

- Gálvez Lozano César. Hijo de Blanca. 14 años.

O tantos otros, donde figuran los datos del sufrimiento: "17 años", "lo mataron con un hijo", "era el padre de Fernando Moreno", "muerto en Béznar, subiendo a las Ballenas
".

Extracto del prólogo escrito por Francisco Luiz Álvarez Lozano para el libro "Muerte, dolor, silencio. Lanjarón 1931-1945", de Maribel Brenes, Andrés Fernández Martín y Eusebio Rodríguez Padilla.

Bienes requisados

Al dolor por la pérdida de marido, hijos y nietos, todavía llegaría más sufrimiento. Desvalijan la propiedad familiar, en la que quedaron Francisca -la abuela Paca-, y su hija Antonia -nacida a los dos meses de ser fusilado su padre, Antonio, y madre de Francisco Luis, quien nos ayuda a recuperar la historia de su familia-. Enseres, máquinas, maderas....Y aún tuvo que ver cómo la utilizaron como sede de la Falange, "con toda la parafernalia fascista", apunta el bisnieto del 'maestro Piñar'.

La búsqueda de los restos del joven César no ha dado por ahora resultados

La recuperaron con los años y entonces, muchos vecinos y vecinas, les daban la enhorabuena, recuerda el bisnieto, que ha intentado, sin éxito por ahora, localizar los restos al menos del más joven de los familiares asesinado. Con la ayuda de Maribel Brenes, acreditada investigadora de la Memoria Histórica. "Tenemos una serie de certezas, pero nos faltan datos", lamenta.

Al recordar la historia de su familia, Francisco Luis apunta más pasajes que certifican, si aún es necesario hacerlo después de todo lo contado, el inmenso dolor de su familia. Por un lado, se pregunta hasta dónde influyó en las declaraciones del cura Barea en el sumario de su bisabuelo las diferencias de vecindad que habían mantenido porque el agua de riego de la iglesia  provocaba humedades en el bajo de la carpintería. El otro se refiere a un episodio que vivió su madre con unos 6 años. Una mañana que acompañaba al campo al abuelo materno, Frasquito el Palomo, que ejercía de padre, se encontraron con un vecino. Al ver a la pequeña, afirmó: "Todavía queda de esa mala sangre".

__________________________________________

Este es un espacio para el recuerdo y el homenaje a las víctimas del franquismo.

Para que nunca se olvide. Para que nunca se repita.

En colaboración con    y las asociaciones memorialistas de la provincia de Granada. 

__________________________________________

Puedes leer aquí los reportajes de la nueva temporada del Foro de la Memoria:

Si no tuviste oportunidad o quieres volver a leerlos, estos son los reportajes de la segunda temporada del Foro de la Memoria:

Puedes consultar también los reportajes de la primera temporada del Foro de la Memoria en los siguientes enlaces:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imagen de María Andrade

Periodista de carrera, -titulada en Ciencias de la Información por la Universidad de Sevilla-, y trayectoria, ha trabajado en Andalucía en todas las áreas del Periodismo: agencias de noticias, prensa, radio, televisión y gabinete de prensa. Comenzó su trayectoria profesional como redactora en prácticas en la radio, en RNE, posteriormente en Antena 3 y la SER; en la Agencia Efe, fue redactora en Málaga y Granada; en televisión trabajó para Tele 5 y, en prensa, en el Diario de la Costa del Sol, La Opinión de Málaga y Granada Hoy, en este último como jefa de la sección de Local desde su creación. Después, dirigió el Gabinete de Prensa de la Consejería de Educación de Andalucía durante cinco años.

https://twitter.com/mandrabe @mandrabe