Sierra Nevada, Copa del Mundo 24
FORO DE LA MEMORIA

'Prioridad de los sublevados: doblegar la resistencia republicana (II)'

Ciudadanía - Rafael Gil Bracero - Domingo, 16 de Julio de 2023
Segunda parte del extraordinario trabajo sobre el golpe de Estado franquista en Granada, que nos ofrece la acreditada firma de Rafael Gil Bracero, profesor de Historia Contemporánea de la UGR y presidente de la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica.
Narciso Perales, González Vélez y Agustín Aznar, la violencia política de Falange Española en la guerra civil.
Narciso Perales, González Vélez y Agustín Aznar, la violencia política de Falange Española en la guerra civil.
Si no has tenido la oportunidad de leer la primera parte o quieres volver a hacerlo: 'Triunfo de una conspiración en la sombra (I)'
La insurrección militar de jefes y oficiales de las guarniciones de Granada sorprendió ciertamente a las izquierdas que hasta la misma tarde del 20 de julio habrían confiado en la lealtad del Ejército a tenor de los contactos mantenidos con Campins y Torres Martínez. Una vez mostradas las verdaderas intenciones de los insurrectos los dirigentes del Frente Popular comprobaron en sus propias carnes cuán equivocados e ingenuos estuvieron las máximas autoridades.

Sin armamento y sin organización alguna elementos republicanos, dirigentes y militantes de base –destacando los afiliados a las centrales sindicales UGT y CNT- respondieron a la agresión militar-fascista con la huelga general revolucionaria y con una espontánea “resistencia armada” en el barrio obrero del Albaicín

Sin armamento y sin organización alguna elementos republicanos, dirigentes y militantes de base –destacando los afiliados a las centrales sindicales UGT y CNT- respondieron a la agresión militar-fascista con la huelga general revolucionaria y con una espontánea “resistencia armada” en el barrio obrero del Albaicín, donde residen líderes de los sindicatos de la madera, construcción o transportes, caso de Francisco Maroto del Ojo, Julián Nogueras, Miguel Robles Fernández, Evaristo Torralba, Francisco Santamaría o José Alcántara...Será en este escarpado y tortuoso barrio donde se pueda presenciar uno de los primeros episodios épicos de nuestra guerra civil. Una guerra que aquí presenta una naturaleza decididamente desigual como lo fue un ataque organizado bajo la dirección militar y profesional (la primera acción de guerra de la sección de Operaciones de la Comandancia Militar de Granada dirigida por Francisco Rosaleny Burguet) en el que participan elementos de las armas del ejército regular, institutos armados y toda clase de maquinaria de guerra de Artillería y Aviación, además de los recursos propagandísticos difundidos desde la Radio Granada, militarizada al efecto. Y frente a ello barricadas improvisadas con la presencia espontánea de hombres, mujeres, ancianos y niños armados con escopetas de caza, armas blancas.... En suma, el resultado no podía ser otro que la rendición tras las primeras incursiones y bombardeos, hecho que se produce en la tarde noche del jueves 23 de julio. Atrás habrían quedado el reguero de más de treinta víctimas mortales, cientos de detenidos y otros tantos que se aprestaron a huir por cualquier medio antes de ser detenidos.

Los sublevados controlan el centro de la ciudad, sin embargo, nada hace indicar que los rebeldes tuvieran una situación consolidada. Primero porque Granada rebelde se ha quedado aislada del resto de provincias limítrofes donde los gubernamentales han frustrado el “Movimiento”

Los sublevados controlan el centro de la ciudad, sin embargo, nada hace indicar que los rebeldes tuvieran una situación consolidada. Primero porque Granada rebelde se ha quedado aislada del resto de provincias limítrofes donde los gubernamentales han frustrado el “Movimiento”: Granada rebelde está incomunicada con Málaga, Jaén y Almería y mantiene una frágil vía de comunicación con Sevilla. Pero además las fuerzas de la Guardia Civil han sido incapaces de extender la insurrección al resto de la provincia; en tercer lugar, la resistencia popular antifascista de la provincia y de las limítrofes están reorganizado fuerzas que amenazan las “conquistas” de los sublevados en Granada capital.

Por el norte existía el peligro de incursiones de milicias jienenses por la carretera de Jaén-Alcalá la Real-Cuesta de las Cabezas y por la de Jaén-Úbeda. Los puntos vulnerables para los objetivos de los rebeldes se encontraban en los términos de Cogollos Vega, Nívar, Gúevéjar, Huétor-Santillán, Víznar, Güéjar-Sierra y Quéntar.

Por el oeste y sureste, las avanzadas republicanas se aproximaron a 24 kilómetros (Trasmulas-Láchar), una vez que se recupera la zona de Loja, mientras que columnas procedentes de Málaga y Alhama establecieron cerco sobre La Mala, a 15 kilómetros de Granada.

Por el sur, las columnas milicianas de Motril, de Málaga y de Almería preparaban el avance por la carretera de Granada a Motril, lo que las acercarían a unos 50 kilómetros del centro, en las inmediaciones de acceso a Órgiva; por el sureste hostilizarían otras fuerzas milicianas que utilizan las vías de penetración de las Alpujarras: Almería-Berja-Ugíjar y Berja-Albuñol-Órgiva

Por el sur, las columnas milicianas de Motril, de Málaga y de Almería preparaban el avance por la carretera de Granada a Motril, lo que las acercarían a unos 50 kilómetros del centro, en las inmediaciones de acceso a Órgiva; por el sureste hostilizarían otras fuerzas milicianas que utilizan las vías de penetración de las Alpujarras: Almería-Berja-Ugíjar y Berja-Albuñol-Órgiva.

Por el noreste, las carreteras de Granada-Guadix-Baza-Murcia y su ramal Baza-Huércal Overa-Cartagena serán las vías naturales de penetración y hostigamiento más importantes. A finales del mes de julio se procede a lanzar una ofensiva que lleva a los republicanos a situarse en las proximidades de Huétor Santillán, a 11 kilómetros de la capital y a escasos metros de la Fábrica de Pólvoras y Explosivos de El Fargue.

Dos semanas después de aquel 20 de julio de 1936, los sublevados contaban con un exiguo territorio no superior a 50 poblaciones sitas en la vega, las correspondientes a los partidos judiciales de Granada, Santa Fe y Órgiva. Aproximadamente en el 70% de los municipios de la provincia el pronunciamiento ha fracasado. En poder de los republicanos se encuentran los partidos judiciales de Loja, Alhama, Iznalloz, Motril, Albuñol, Guadix, Baza, Huéscar, Ugíjar y Montefrío...sólo así se entiende la sensación agobiante que se cierne sobre los que propiciaron la insurrección. El “cerco” sobre la Granada sublevada es un cerco por carretera y por aire... para superarlo se utilizaron medios de guerra y otros medios más expeditivos como la represión y el terror.[1]

Desde un primer momento, desde la misma tarde del 20 de julio de 1936, la autoridad militar estuvo dispuesta a hacer triunfar el “Alzamiento” a fuerza de sangre y hierro

Desde un primer momento, desde la misma tarde del 20 de julio de 1936, la autoridad militar estuvo dispuesta a hacer triunfar el “Alzamiento” a fuerza de sangre y hierro. Esa solución, que ya estuvo en la mente de los “directores” de la conspiración, tiene como protagonista la autoridad militar encargada de ejercer el “duro” pero “necesario sacrificio, de aquí la razón de los relevos en la Comandancia Militar: Campins está desautorizado por es un general leal al gobierno y al ordenamiento constitucional; su sucesor el coronel Basilio León Maestre, mostró signos dubitativos preocupantes. El hombre de “hierro” fiel a los mandatos del general Queipo de Llano y de Franco va ser el coronel Antonio González Espinosa quien se traslada desde Sevilla en los últimos días de julio con mandato expreso de hacer cuanto estuviera a su alcance para “la salvación de Granada”, incluida la adopción de las medidas de terror. En esa labor, encontrará el apoyo y colaboración de los jefes de la guarnición y las directivas de los partidos y milicias voluntarias, de la CEDA, de los monárquicos, de carlistas y de los falangistas.

...multiplicidad de autoridades e instituciones que ejercen la represión (Sección de Justicia de la Comandancia Militar, Gobierno Militar, Ejército, Institutos armados y voluntarios o milicias cívicas –las bandas negras- ) de forma controlada pero también “incontrolada” siendo como fue sistemática y  permisiva desde las más altas instancias que representaban al Nuevo Estado: ¿Qué se hizo, por ejemplo, para acabar con los abusos de los que efectuaban los “paseos?

Un repaso al contenidos de los bandos de guerra, normativas que le acompañaron, además de la acción directa de las autoridades dejan traslucir un entramado de “justicia militar” en zona sublevada –única tras la proclamación estado de guerra- con los siguientes rasgos: una mecánica jurídica y jurisprudencia atípica basada en la supresión de procedimientos o carencia absoluta de garantías, de resultas se produce indefensión de detenidos; rigor punitivo, a tenor de las cuantiosas penas de muerte dictadas o ejecutadas...;  multiplicidad de autoridades e instituciones que ejercen la represión (Sección de Justicia de la Comandancia Militar, Gobierno Militar, Ejército, Institutos armados y voluntarios o milicias cívicas –las bandas negras- ) de forma controlada pero también “incontrolada” siendo como fue sistemática y permisiva desde las más altas instancias que representaban al Nuevo Estado: ¿Qué se hizo, por ejemplo, para acabar con los abusos de los que efectuaban los “paseos?; militarización gubernativa de la Justicia de forma que la duplicidad de funciones ejecutivas y judiciales de los militares contraviene el principio jurídico de independencia y equilibrio de poderes en el Estado de derecho; justicia punitiva de naturaleza selectiva e indiscriminada, contra autoridades y personalidades republicanas y de izquierdas con la finalidad de descabezar el régimen republicano (fusilaron al comandante militar Campins; fue condenado a cadena perpetua el último gobernador republicano César Torres Martínez;  se ejecutó al Presidente de la Diputación Provincial, Virgilio Castilla; además de varios diputados en Cortes –José Polanco Romero, Juan José Santa Cruz, Ernesto Fernández Jiménez,  Antonio Martín García, Ricardo Corro Moncho, Miguel Rodríguez Molina-, todos los concejales socialistas del Ayuntamiento de Granada incluido el Alcalde socialista de 1936 Manuel Fernández Montesinos y casi la totalidad del Grupo municipal republicano-socialista, además de varias decenas y concejales de los pueblos de la provincia, líderes del PSOE, PC, de la UGT y de la CNT, destacados profesores de la Universidad, incluido el que era su rector Salvador Vila...) para eliminar la memoria personal de cuantos lo representaban y, a continuación, una represión indiscriminada como instrumento político para hacer triunfar la sublevación.

La violencia civil y el terror fue la nota dominante en la Granada en guerra durante los primeros seis meses de contienda. En la zona denominada “nacional” el terror como cabe suponer fue un instrumento idóneo para la causa de los sublevados

La violencia civil y el terror fue la nota dominante en la Granada en guerra durante los primeros seis meses de contienda. En la zona denominada “nacional” el terror como cabe suponer fue un instrumento idóneo para la causa de los sublevados. En más de una ocasión se pensó que él éxito final dependería de la decisión, la cruel decisión que conlleva la acción enérgica frente al contrario. “El imponerse a toda costa por el terror” fue una idea central y permanente en los medios castrenses desde los primeros días de aquel 20 de julio de 1936. El falangista Patricio González de Canales, refiriéndose a estos primeros meses afirma que “Valdés, a quien se debe el triunfo del Alzamiento en Granada y que sufría físicamente con este problema, afirmaba verse obligado a aplicar el terror ante la imposibilidad militar de defender la plaza, en donde existía una gran mayoría extremista.” Pero no debe olvidarse otro factor fundamental que se encuentra en la mentalidad represiva de muchas de las autoridades que asumieron el poder ... y que dejaron hacer a los incontrolados: nos referimos a la voluntad de aniquilación física de todos aquellos que encarnan ideologías o principios contrarios al Movimiento Nacional de los sublevados. La idea de excepcionalidad histórica, de regeneración profunda de España y de los españoles que se iniciaba con el Alzamiento del 18 de julio hizo irreconciliables a un bando con otro. A mayor abundamiento, en Granada se rememoraba –utilización anacrónica, pero de gran eficacia- un nuevo “amanecer patriótico” como lo fue aquel 2 de enero de 1492 cuando se concluye la primera gran gesta de la católica e imperial España.

General de Brigada Miguel Campins Aura, comandante militar de Granada del 1 al 20 de julio de 1936. Firmó el Bando de guerra en la tarde del 20 de julio, posteriormente detenido y trasladado a Sevilla donde es condenado a muerte por delito de ¡¡¡“rebelión!!!.
En 1931 el general Gonzalo Queipo de Llano fue elevado a jefe de la Casa Militar del Presidente de la República, así aparece en varios reportajes recogidos en el Diario Ahora, 19 de diciembre de 1931. En julio de 1936 será el máximo conspirador contra la Segunda República republicano-socialista, contra el gobierno del Frente Popular. Desde aquel verano se autoproclamó “virrey de Andalucía”, artífice de las operaciones más crueles contra la población reacia al llamado “Alzamiento Nacional”.

DETENCIÓN Y FUSILAMIENTO  DEL COMANDANTE MILITAR CAMPINS AURA POR LAS AUTORIDADES NACIONALES

Las charlas del General Queipo

FUENTE: Diario La Unión, Sevilla, 21 de julio 1936)

"Dije ayer que la guarnición de Granada se había sumado a nosotros. Hoy, a fuer de castellano sincero y leal, que siempre dice la verdad, tengo que daros cuenta de la traición del general Campins que ha jugado infamemente con dos barajas, engañándonos al Gobierno y a mí.

Ayer me dijo por teléfono que no se había unido a nosotros porque no había podido comunicar conmigo; pero a mi lado tengo en este momento al pundonoroso aviador que llega, en nombre de la guarnición de Granada a darme cuenta de la verdad de lo ocurrido; de la traición cometida por ese general, indigno de vestir el uniforme y que no volverá a vestirlo más.

"En este momento ordené la detención de ese jefe, que en su día será juzgado, por su indigna conducta"

Lo mismo que conmigo, el General Campins ha estado jugando con la guarnición de Granada, para dar lugar a que el aeródromo de dicha capital cayese en manos de la base de Los Alcázares, pretendiendo al mismo tiempo que el regimiento de Artillería entregase armas al pueblo.

Cuando vio que la oficialidad del regimiento se negaba terminantemente a cumplimentar la orden, se presentó allí, humildemente, a someterse, y sufrió sin inmutarse las vejaciones de que oficialidad le hizo objeto y que hubieran llevado al suicidio a otro hombre que sintiera más hondo la dignidad. En este momento ordené la detención de ese jefe, que en su día será juzgado, por su indigna conducta".

FUENTE: Diario La Unión, Sevilla, 21 de julio 1936)

César Torres Martínez, último gobernador civil de la República. Fue detenido en la tarde del 20 de julio de 1936, sometido a juicio sumarísimo, fue condenado a reclusión perpetua.
El comandante Francisco Rosaleny dirige las operaciones militares de “ocupación” territorial de los sublevados en la provincia de Granada.
Bando del generl de Brigada y comandante militar de Granada, Miguel Campins.
Anuncio del Consejo sumarísimo de Guerra de “oficiales generales” contra el general Miguel Campins Aura, Causa 122/1936 incoada en la División Orgánica de Sevilla, agosto de 1936.
Sentencia que condena a muerte al general Miguel Campins Aura, 14 de agosto de 1936.
El general Queipo de Llano certifica y mantiene, como testigo de cargo, las acusaciones contra Campins. La sentencia a muerte “venia ya hecha”.
Coronel Antonio González Espinosa y comandante José Valdés, impusieron el “terror contra los resistentes republicanos.

16 DE FEBRERO DE 1936

"…Un año de la farsa criminal que hizo de las urnas electorales ganzúas para abrir las puertas de la gobernación a las cuadrillas de ladronzuelos y asesinos que han desembocado en la guerra terrible que siega las mejores vidas de la Patria… Aquello era un atraco a mano armado.

A raíz de las elecciones de febrero se dirigieron censura a quienes no habían acudido a las urnas. Nosotros lo hicimos también y no estamos arrepentidos de ello. Era aquella la última ocasión la definitiva para demostrar que sobre el tinglado democrático liberal no podría iniciarse el camino de la salvación de España. Queríamos no obstante desplazar al enemigo que se nos venía encima. Acaso aquella desviación de las urnas que muchos achacábamos a la desesperanza y la falta de fe en el sufragio universal que había levantado monumentos de falacia y claudicaciones a través de medio siglo de vigencia. Se hizo el ensayo. Fueron, para unos ciudadanos beneméritos, jornadas muy duras. Y se aprovechó definitivamente la lección. España ya no espera nada de las urnas. Porque en ellas se ha consumado la traición más nefanda que se puede inferir a un pueblo. De las urnas salió precisamente lo que el pueblo odiaba, lo que conducía al fracaso y a la perdición.

El sufragio universal es el escabel de que se valen los partidos para medrar. A costa de concesiones, de traiciones, haciendo una realidad de la frase cobarde que gobernar es transigir. Para ello, los partidos se agrupan en coaliciones, muchas veces injustificables. Y la contienda, por tanto, carecía de la fuerza combativa de un ideal… Por eso a la hora de votar no existe el convencimiento firme de servir a España, a la nación, por encima de las vilezas y apetitos de los partidos.

Todo esto ha terminado, la tarea presente es la de encauzar el país por una corriente reciamente nacional. Sumar a la gran tarea del Estado todas esas masas descarriadas faltas de espíritu patriótico sobre las que han operado los vividores de la política. La nueva vida nacional española ha de tener un carácter de permanencia, ajena a la veleidad y al descontento de los que saben operar diestramente sobre un movimiento pasional para el logro de objetivos antipatrióticos.

El 16 de febrero de 1936 se cerró en España el ciclo democrático liberal. Que nadie piense en resucitar lo que está bien enterrado".

FUENTE: Diario Ideal, Editorial 16 de febrero de 1937.

Narciso Perales, González Vélez y Agustín Aznar, la violencia política de Falange Española en la guerra civil.

NOTA DEL SERVICIO DE LA JEFATURA NACIONAL DE PRENSA Y PROPAGANDA DE FALANGE ESPAÑOLA. (Publicada en IDEAL, 8 de enero de 1937)

La Voz de Falange: Una política violenta

"...Resuelto el problema de clases por igualdad de todos ante la muerte, no ante la vida, quedan claras una serie de jerarquías. Que la jerarquía sí es medida de la Falange y no la corbata o el cheque o la alpargata…Queda pues a la Falange definir su política que es de violencia porque comenzó con generosa sangre y ahora está dando su mejor tributo en los frentes de esta máxima lucha de España. La violencia de la Falange no es modo eterno de vivir. Es una circunstancia de nacimiento y crecimiento. Sin un ambiente hostil la Falange no hubiese podido desenvolverse su ira santificada ni su espíritu. Pero cuando poseamos la madurez del triunfo, la Falange será serena y clásica. Entonces no abandonaremos la violencia. Pero la tendremos en guardia. Mientras tanto la Falange acertará a reunir en la violencia juvenil de su violencia política las escogidas escuadras de los obreros, de los campesinos, los estudiantes y de los intelectuales".

Fervor popular al advenimiento de la Segunda República en Granada capital.

Júbilo republicano en la provincia de Granada: la República en Baza. Fuente: Archivo Avilés.                     
El equipo de gobierno republicano socialista de la capital de Granada, primer aniversario de la Segunda República, abril 1932.
Algunos de los prohombres de aquel Ayuntamiento Republicano socialista electo en abril de 1931. Virgilio Castilla Carmona fue ejecutado en las Tapias del Cementerio de San José de Granada y el catedrático de Medicina de la Universidad de Granada Alejandro Otero Fernández se tuvo que exiliar y fue sometido a durísimos expedientes del Tribunal de Responsabilidades Políticas de Granada. Fallece en el exilio en 1953. José Pareja Yébenes concejal y ministro de Instrucción Pública como miembro del Partido Republicano Radical de Alejandro Lerroux, diciembre de 1933 a marzo de 1934. Fallece de muerte natural en Granada en 1951. El también doctor José Martin Barrales, alcalde de abril a septiembre de 1931 de carácter conservador se adhiere a los sublevados, desempeñando la dirección del Hospital de Sangre en el Colegio de San Bartolomé y Santiago de la Universidad de Granada durante la guerra civil. Falleció en Granada en febrero de 1939.
Reunión (“El Ventorrillo”, 14 de abril de 1932) de los integrantes del grupo de gobierno municipal del PSOE y republicanos electos tras los comicios del 14 de abril de 1931. Prácticamente la totalidad de los socialistas y republicanos de centro izquierda fueron ejecutados en el verano-otoño de 1936.

FILA SENTADOS (de izquierda a derecha):

  1. José Valenzuela Marín (PSOE), Fusilado el 25 agosto de 1936.
  2. Miguel (Antonio?) Lozano Gómez (PSOE). Consta fusilado Antonio Lozano Gómez, el 9 de septiembre de 1936.
  3. José Megias Manzano (Izquierda Republicana), Fusilado el 16 de agosto de 1936.
  4. Federico García Ponce (PSOE), Fusilado el 16 de agosto de1936.
  5. Juan Comino Alba (PSOE), Fusilado el 16 de agosto de 1936.
  6. Rafael Gómez Juárez (PSOE), Fusilado el 3 de octubre de 1936.
  7. Francisco Gómez Román (PSOE).
  8. Luis Fajardo Fernández (Izquierda Republicana). Alcalde, marzo a 29 de junio de 1936. Fusilado el 11 de agosto de 1936.
  9. Enrique Marín Forero (Izquierda Republicana), Fusilado el 2 de agosto de 1936.

FILA DE PIE:

  1. Desconocido
  2. Antonio Álvarez de Cienfuegos (PRAG, Partido Republicano Acción Granadina). Derechas, no fusilado.
  3. Angel Saldaña Pérez (Independiente), Represaliado y depurado postguerra. Sin datos de defunción.
  4. Juan Fernández Rosillo (PSOE), Fusilado el 7 de agosto de 1936.
  5. Maximiliano Hernández Martínez (PSOE), Fusilado el 16 de agosto de 1936.
  6. Rafael García-Duarte Salcedo (PSOE), Fusilado el 11 de septiembre de 1936.
  7. Antonio Dalmases de Miquel (PRAG-PSOE), Fusilado (Víznar) el 6 de agosto de 1936.
  8. Constantino Ruiz Carnero (Izquierda Republicana), alcalde interino en marzo 1936. Fusilado el 7 de agosto de 1936.
  9. Manuel Fernández Montesinos (PSOE), alcalde de Granada 29 junio a 20 de julio de 1936, Fusilado el 16 de agosto de 1936.
  10. Francisco Ramírez Caballero (Unión Republicana), Fusilado el 16 de agosto de 1936.
  11. Virgilio Castilla Carmona (PSOE). Presidente Diputación Provincial, Fusilado el 2 de agosto de 1936.
  12. Ricardo Corro Moncho (Unión Republicana). Alcalde de Granada 1933-1934, Fusilado el 22 de noviembre de 1936.
  13. Gobernador Civil de la provincia Félix Fernández Vega del Partido Republicano Radical Socialista.
  14. Francisco Menoyo Baños (PSOE). Alcalde, Fusilado el 14 de agosto de 1939.
  15. Manuel Salinas Pérez (PSOE), Fusilado el 26 de agosto de 1936.
  16. Rafael Baquero Sanmartin (Izquierda Republicana), Fusilado el 25 de agosto de 1936.

LA “SUERTE” DE OTROS CONCEJALES REPUBLICANO-SOCIALISTAS (1931-1936) que no acudieron a la Reunión del “Ventorrillo, 15 abril de 1932”:

  • Jesús Yoldi Bereau (Izquierda Republicana), alcalde de Granada en 1932, Fusilado el 23 de octubre de 1936
  • Francisco Antonio Rubio Callejón (Izquierda Republicana), fusilado el 25 agoto de 1936.
  • Wenceslao Guerrero Carmona (PSOE). Represaliado en postguerra, fallece en 1941 en el Penal del Dueso, donde estaba internado cumpliendo pena de 20 años y 1 día tras por sentencia militar.
  • Alejandro Otero Fernández (PSOE). Fallece en el exilio en 1953
  • Pablo Cortés Fauré (PSOE). Separado Magisterio Nacional y represaliado en postguerra. Fallece en 1976.

EL RESTO DE CONCEJALES DE DERECHAS: CEDA, PARTIDO REPUBLICANO RADICAL, INDEPENDIENTES): No fueron detenidos ni “molestados ninguno de ellos” integrándose en la vida local granadina con menor o mayor protagonismo.

EL DEVENIR DE LOS CONCEJALES REPUBLICANO-SOCIALISTAS (1931-1936)

FUSILADOS 1936-1939: 22, de ellos pertenecen al PSOE 14. Y a Izquierda Republicana/Unión Republicana: 8.

Represaliados-Separados de sus empleos o categoría profesional: 3, de ellos 2 miembros del PSOE (Wenceslao Carmona y Pablo Cortes Fauré)

Alejandro Otero Fernández, Catedrático de Ginecología de la Universidad de Granada, concejal electo en 1936, miembro destacado del socialismo granadino. Diputado del PSOE por Granada y Pontevedra en las Cortes Constituyentes de junio de 1931, finalmente optó por representar a su provincia gallega natal, aunque siempre vinculado a Granada, donde fue elegido rector. Aquel 20 de julio de 1936 no residía en Granada, inmediatamente mostró su lealtad al gobierno de la República y durante la guerra ocupa cargos de relevancia. Tras la finalización de la contienda pasa al exilio. Fallece de muerte natural en México en 1953.
Tras el triunfo de la sublevación militar dejaron de celebrarse fiestas populares y de participación democrática como la Festividad del 26 de mayo en conmemoración de la heroína local Mariana Pineda. Dicha festividad fue ampliamente recogida en las páginas del Diario Ahora, 26-28 de mayo de 1931.
Revista Reflejos mayo 1931.
Revista Reflejos mayo 1931.
Con el golpe de estado del 20 de julio de 1936 en Granada, las mujeres dejaron de tener protagonismo en la escena pública. Diario Ahora, 6 de noviembre de 1931.
También fueron silenciados los maestros y maestras republicanos. Diario Ahora, 22 de octubre de 1931.

Cita Bibliográfica:

______________________________________________________________

[1] ARCHIVO GENERAL MILITAR (ávila) AGMAV Sección Documentación Nacional, Cuartel General del Generalísimo, Carpeta 1276.32; Carpeta 1294.12 (Leg. 35 Carpeta 24 (corresponde anterior referencia del Servicio Histórico Militar, Madrid).

______________________________________________________________

Rafael Gil Bracero, referente del memorialismo histórico y democrático, profesor de Historia Contemporánea de la UGR, Rafael Gil Bracero es presidente de la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica.

Reportajes de la quinta temporada del Foro de la Memoria:

____________________________________________________________________

Aquí puedes leer los reportajes de la cuarta temporada del Foro de la Memoria:

Si no tuviste oportunidad o quieres volver a leerlos, puedes leer aquí los reportajes de la tercera temporada del Foro de la Memoria:

Si no tuviste oportunidad o quieres volver a leerlos, estos son los reportajes de la segunda temporada del Foro de la Memoria: 

Puedes consultar también los reportajes de la primera temporada del Foro de la Memoria en los siguientes enlaces:

_______________________________________________________

También te puede interesar este trabajo, que te recomendamos:

> De profesión, las labores de su sexo por Jacqueline López Ligero

Otros artículos: